El peor sentimiento del mundo es no saber si esperar un poco más o rendirse