La filosofía del pastel de chocolate

2 tazas de azúcar 1 3/4 tazas de harina para todo uso 3/4 taza de cacao en polvo sin azúcar 2 cucharadas de rey Arturo Flour Negro Cacao, opcional 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio 1 cucharadita de polvo para hornear 1 cucharadita de sal kosher 2 huevos 1 taza de suero 1 taza de café negro fuerte (yo usé Vermont Country Blend de Green Mountain Coffee) De aceite vegetal 1/2 taza Extracto de vainilla 2 cucharaditas:

La filosofía del pastel de chocolate para fomentar la lectura

El gusto por la lectura se ha vuelto uno de los problemas más comentados por muchos padres y maestros. Para muchos son una tortura los dichosos veinte minutos y el tiempo entre libros se vuelve un castigo. Por eso es importante que sepamos cómo dirigir nuestros esfuerzos para que nuestros niños no odien leer.

Resultado de imagen para child not reading
El deseo de que los chicos lean es muy sincero y casi siempre se basa en la idea de que leer es bueno para ellos, y claro que lo es pero estos beneficios son una consecuencia de que disfruten la lectura, de que la hagan efectiva y de que le dediquen el tiempo necesario, en la mayoría de los casos, más de veinte minutos. Este problema de los padres les provoca frustración y se puede solucionar comprendiendo la lógica de la mayoría de los promotores de lectura y que bien se resume en la famosa cita del célebre argentino Jorge Luis Borges:

Resultado de imagen para “la lectura debe ser una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz”.
Si se desea comprender exactamente qué significa esta frase puede ayudarnos una analogía: debemos pensar en algo que haga a nuestros hijos felices como por ejemplo un pastel de chocolate. Los niños comen pastel porque quieren, nadie los manda, ni los obliga, ni les insisten para ello. A ellos les gusta comer pastel e incluso debemos poner límites para que no coman más de la cuenta. La lectura no es igual, uno no enseña a nadie a comer pastel pero si a descifrar las letras, sin embargo, cuando vayamos a tomar una actitud o a dar una orden en torno a la lectura debemos sustituir la palabra “leer” por “comer pastel”. Debemos tomar consciencia de cómo acercamos los libros a los niños a los libros y pensar si diríamos algo como “ya, apaga la tele y ponte a comer pastel”… claro que no, debemos pensar en la lectura como una recompensa, sobre todo antes de que entren a la edad escolar. Si evitamos que los niños asocien la lectura con la obligación la tarea será más fácil, que lo tomen como un momento de gozo. Muchos de los niños lectores eran recompensados con un libro al final del día, veían la hora del cuento como un regalo del tiempo de los papás y cuando no tenían ganas nadie los obligaba a leer. Los padres de esos niños inculcaron la lectura como un regalo, apapacharon a los pequeños con libros y cada noche les mostraban amor y atención al leerles. Así, con el tiempo, los niños quieren leer en vez de hacer tarea, o desvelarse leyendo o comprar más libros de los que pueden leer y pronto parecerá que un cuento es una enorme rebanada de pastel de chocolate.

Resultado de imagen para enjoy reading

Autor:

Sara Arauna

Sara E. Arauna directora editorial de Editorial Amaras

https://www.facebook.com/editorialamaras/

https://editorialamaras.jimdo.com

 

http://gutenbergrocks.wpengine.com/11-citas-de-robin-williams-que-te-haran-ver-la-vida-de-otra-forma/