Formas en las que estás transmitiendo malas vibras sin darte cuenta

Las posturas corporales, las expresiones faciales y otros comportamientos de los que hablaremos a continuación pueden transmitir negatividad a las personas que te rodean, lo que perjudica tu reputación y tus relaciones.

Ve cuantos de estos haces y aprende cómo solucionarlos.

Mirando para todos lados

Cuando estás en una conversación, hay una manera segura de enviar el mensaje de que no te importa lo que te están diciendo: “Examinas constantemente tus alrededores en lugar de mirar a los ojos”.

Dice David F. Fhalili, LMFT, psicoterapeuta en Oakland, California. “No tienes que mirar fijamente, ¡por favor no lo hagas! Pero cuando estás teniendo una conversación con alguien y estás mirando para todos lados, la otra persona puede sentir que no te importa o que no la consideras”.

El tipo de cambio de mirada puede ser un síntoma de ansiedad social o estar en el espectro del autismo y en esos casos, es un comportamiento perfectamente apropiado, señala.

“A los que me refiero es a aquellos que transmiten la sensación de estar buscando la mejor alternativa para participar. Envía el mensaje de que la persona con la que estas hablando no vale la pena o no es lo suficientemente buena para ti y puede ser reemplazada fácilmente”.

Meneando tus piernas o tapeando con tus dedos en la mesa

Un pie tocando constantemente, una rodilla constantemente rebotando, dedos pegando y pegando. “Este tipo de cosas pone nerviosa a las personas que te rodean”, dice Cyndi Darnell, una psicoterapeuta con sede en la ciudad de Nueva York.

“Algunas personas se inquietan cuando están nerviosas o enfadadas, otras simplemente lo hacen por costumbre; de ​​cualquier manera, las alborotaduras y las sacudidas pueden enviar el mensaje de que algo no está bien contigo”, dice ella.

Los movimientos nerviosos pueden ser especialmente negativos en una situación comercial, como una entrevista de trabajo, le dijo a Business Insider Tonya Reiman, autora de The Power of Body Language. Puede ser una gran distracción para tu entrevistador o tus colegas y hacer que parezcas nervioso y menos empoderado.

A los entrevistadores les desagrada tanto, de hecho, que el 26 por ciento dijo que la inquietud ha sido un factor importante en un solicitante que no consigue el trabajo que buscaba, según una encuesta de Adecco Staffing.

Abrazarte a ti mismo

Todos hemos leído que cruzar los brazos es una señal de estar cerrado o airadamente a la defensiva. Pero ese no es necesariamente el caso “si los brazos de la persona están ligeramente cruzados sobre el pecho en vez de apretados”, dijo Joe Navarro, un ex investigador federal y autor de What Every Body Is Saying.

“La mayoría de las personas los cruzan para estar cómodas; se están dando un abrazo, en efecto”. Darnell está de acuerdo: “Algunas personas cruzan sus brazos si les desagradan partes del cuerpo como el vientre o los senos grandes y lo están haciendo de la vergüenza, en un esfuerzo por ocultarlos”.

Así que si te encuentras cruzando los brazos con regularidad, puedes estar transmitiendo tus inseguridades y emitiendo una sensación de inseguridad o miedo. Si te encuentras en una situación en la que no sabes qué hacer con tus manos, intenta entrelazar tus dedos y ponerlos en tu regazo.

Mirar tu teléfono

Todos estamos un poco enganchados con nuestros teléfonos. “Nuestros teléfonos nos mantienen conectados a todo lo que nos rodea, pero a veces desconectados de los más cercanos a nosotros”, dice Shamyra Howard, trabajadora social clínica licenciada y psicoterapeuta en Baton Rouge, Louisiana.

“Muchos de nosotros tenemos la costumbre de revisar nuestros teléfonos y andar por redes sociales cada pocos minutos. La investigación muestra que los estadounidenses revisan sus teléfonos entre 80 y 150 veces al día. Pero cuando revisamos nuestros teléfonos mientras interactuamos con otros, involuntariamente envía un mensaje de que no estamos completamente presentes“.

Consejo extra para parejas: “A menudo les aconsejo a las parejas que están luchando en su relación que dejen sus teléfonos fuera de su habitación”, dice Darnell. “Si tu pareja está en la cama junto a ti y estás mirando el correo electrónico o mirando a Instagram, está inadvertidamente diciendo: ‘Esta relación no es tan importante como las otras cosas en mi vida’”.

Dejarte caer en cualquier lugar

Hundirse en una silla, especialmente si estas vistiendo algo cómodo, se siente increíble. Pero si estás en el trabajo o en una nueva situación social, presta atención a esa postura. “Para que se te perciba como seguro de tu mismo, debes sentarte o pararte de pie, con el cuello alargado, las orejas y los hombros alineados y el pecho ligeramente protuberante”, dice Reiman.

Esta posición realmente te hace sentir más seguro y emite vibraciones de fuerza y ​​vitalidad, en lugar de cansancio o inseguridad.

Señalando a otro lugar del que quieres

Tus pies pueden enviar a alguien -¿una posible pareja o jefe tal vez?- señales no verbales sobre cómo se siente, dice Navarro. ¡Así que asegúrate de que apunten en la dirección correcta! “Son la parte más honesta del cuerpo y realmente te permiten saber cómo se siente alguien por ti”, dice Navarro.

Si tus pies apuntan hacia alguien, es una señal de que quiere estar hablando con ellos. Si los pies apuntan lejos de ellos, pueden dar la impresión de que te gustaría correr en la otra dirección.

Jadeando y resoplando

“La respiración errática o los suspiros repetidos le dicen a las personas a tu alrededor que algo no está bien. A menudo sucede cuando alguien está enojado, molesto o en medio de un ataque de ansiedad”, explica Darnell.

Solía ​​tener un cliente que suspiró y puso los ojos en blanco cada vez que hice una sugerencia. Supuse que no le gustaba lo que estaba diciendo y lo estaba rechazando, pero siguió viniendo a mí, así que finalmente, le pregunté gentilmente al respecto. ¡Ni siquiera sabía que lo estaba haciendo! Había pasado toda su vida adulta resoplando y resoplando, haciendo que los demás sintieran como si no valorara o no le gustara lo que estaban diciendo, cuando de hecho, solo estaba escuchando y pensando en eso a su manera.

“Vino a mí con ganas de trabajar en formas de atraer a un compañero de vida, y me pregunté si ese hábito estaba causando que las personas en las relaciones sintieran que los estaba alejando”.

Fruncir el ceño en concentración

Algunos de nosotros naturalmente nos vemos o somos más malhumorados que otros, y eso está bien, dice Darnell. No tienes que sonreír solo porque hace que otras personas se sientan más cómodas. “El requisito de ‘sonreír más’ es una regla que la sociedad otorga a las mujeres. Generalmente, no esperamos que los hombres sonrían si no lo sienten”, dice Darnell.

No me gusta decir que sonreír es esencial para emitir vibraciones positivas. Dicho esto, si estás en un área de trabajo compartida y estás caminando constantemente con el ceño fruncido en la cara, sea cual sea tu sexo, es posible que la gente no quiera estar cerca de ti. No sonrías si tienes que fingirlo- pero si las personas a menudo preguntan “¿estás bien?” o sientes que te están evitando, pregúntate si tu expresión facial o estado de ánimo están enviando accidentalmente un mensaje de “aléjense de mi”.

Jugueteando con tu ropa

Tirar de tu camisa o juguetear con tu ropa envía el mensaje de que no te sientes cómodo con tu piel o tu atuendo. “Esto puede indicar inseguridad o ansiedad”, dice Khalili. “Si bien esto no es necesariamente un ‘mal’ comportamiento, hace que las personas piensen que a la persona le preocupa que otros desaprueben su aspecto o se sienta inseguro ese día”.

Llama menos la atención hacia ti y tu vestimenta, reajustalo ¡en privado!

Ignorar correos electrónicos

Todos nosotros somos enterrados por nuestras bandejas de entrada de correo electrónico de vez en cuando, pero si sucede con demasiada frecuencia, podría dañar tus relaciones o tu reputación a los ojos de otras personas.

“No responder a los correos electrónicos de manera oportuna puede enviar malas vibraciones”, dice Howard. “Puede ser despectivo, incluso si ese no es el caso“.

Verse desaliñado

“¡Cuando las personas se ven bien se sienten bien! Los hábitos de aseo a menudo nos dicen cómo nos sentimos“, dice Howard. “Para muchas personas, se necesita un esfuerzo para estar bien arreglados, por lo que si una persona que normalmente está bien arreglada aparece descuidada, eso podría ser una señal de que no están en un buen lugar”.

Esto funciona doblemente: todos hemos escuchado el consejo de que debes vestirte para el trabajo que deseas, no el que tienes. Eso es porque la forma en que nos presentamos visualmente envía un mensaje no verbal sobre quiénes somos y qué queremos. ¿Una forma rápida de verte más arreglado? Ponte un sombrero o una chaqueta linda o elegante.

Tu oficina es un desastre

El espacio de trabajo de todos se vuelve desordenado a veces, y sí, el desorden se ha relacionado con la creatividad. Pero cuando tu espacio está seriamente desorganizado o al estilo de un acaparador, puede hacer que la gente saque conclusiones poco halagadoras sobre ti.

“El mensaje negativo que esto envía es que la persona no está organizada y la gente puede preocuparse de que la persona desordenada también se desorganice en su programación, lo que significa que puede perder citas y no ser confiable”, dice Khalili.

Tomado de rd.com 12 Ways You’re Giving off a Bad Vibe Without Realizing It