Son pocas las personas que suelen tener una buena salud financiera y esto se debe a que no saben controlar sus gastos diarios.

La mayoría de las personas gastan el dinero muy sencillo, pasan su tarjeta de débito por todos lados, así como las tarjetas de débito. Pero si ya quieres cambiar este aspecto y de ahora en adelante ahorrar más dinero, te damos a conocer cinco formas con las que lo vas a lograr.

Formas de controlar tu flujo de dinero

Formas de controlar tu flujo de dinero

1. Paga sólo con efectivo durante una semana.

Es tan fácil deslizar tu tarjeta de débito aquí y la de crédito allá, pero si realmente estás tratando de crear un presupuesto basado en la realidad, es útil pagar todas tus compras en efectivo para ver exactamente a dónde va tu dinero. Al afinar tus hábitos de gastos diarios, estarás un paso más cerca de identificar oportunidades de ahorro.

2. Deja de seguir los mercados todos los días.

Invertiste, ok. Pero ahora debes confiar en tu estrategia y dejar que las ganancias y las pérdidas sigan su curso. No estamos diciendo que no controles y veas lo que le dice el mercado, pero si vives y respiras por los altibajos diarios, te volverás loca. También vivirás una peculiaridad que los psicólogos denominan “aversión a la pérdida”: básicamente, el arte de preocuparse por las caídas y no celebrar las ganancias.

3. Gasta en experiencias en lugar de cosas materiales.

Este es un hábito de dinero de personas felices: gastar en experiencias está comprobado científicamente que te hace más feliz que gastar en cosas. Se llama la “cinta de correr hedónica”, y es la idea de que nos acostumbramos a las cosas con el tiempo, por lo que lo que una vez nos dio alegría (por ejemplo, un vestido nuevo) ya no lo hace. Además, todas esas cosas de obsesión material pueden hacer que te compares con otras personas, mientras que las experiencias, como una rica comida o unas vacaciones, no.

4. Asesórate con un experto financiero.

Puede causar ansiedad monetaria por adelantado, pero trabajar con un planificador financiero puede ayudarte a establecer un presupuesto más preciso, pero también identificar los lugares donde tu dinero puede trabajar mejor de lo que originalmente pensaste.

5. Deja aparte un poco de plata para darte gustos.

Acerca de ese presupuesto que estás construyendo: por supuesto, tienes que priorizar los gastos, como la vivienda y la alimentación, pero ¿qué hay de los derroches financieros? Para resolver esto y eliminar la culpa y la ansiedad asociadas, agrega un “gasto” regular a tu presupuesto mensual donde pagues por pasarlo bien. Ten en cuenta que esto es diferente de tus ahorros de emergencia. Es un momento para darse el gusto, sin ataduras.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!