Un estudio de la Universidad Estatal de Florida (Acrónimo en inglés FSU)  realizado para entender las prácticas alimenticias de hombres y mujeres reveló que las relaciones más felices y duraderas suelen contar con una disparidad en el atractivo de sus miembros.

Tania Reynolds, psicóloga candidata a doctorado de la FSU habla de la valía de los hallazgos hechos por este estudio:

El mismo se centra en intentar dimensionar la influencia de las relaciones afectivas en la imagen personal. Es sabido que en el presente, la imagen personal es frecuentemente un requisito, y en ocasiones una demanda absoluta para poder pertenecer a ciertas esferas o profesiones.

Sin embargo no suele ser estudiado el aspecto personal – relacional, que está fuertemente relacionado con nuestra satisfacción en la vida.

Hallazgos:

1.- Cuán atractivo es tu pareja romántica, influye fuertemente en tu propio deseo de tener una dieta y trabajar para obtener un cuerpo delgado.

2.- La influencia de este fenómeno contrasta entre hombres y mujeres.

El estudio revela que el atractivo percibido de nuestra pareja con relación al propio, es un motivador para buscar el hacer dieta y ejercicio, las personas más afectadas por esta tendencia son las mujeres que se perciben a si mismas menos atractivas que su pareja.

Puedes encontrar la liga al estudio aquí.

El estudio se da en la búsqueda de métodos más efectivos para contrarrestar las causas de este comportamiento, que suele estar acompañado de comportamientos producto del estrés psicológico; Depresión, ansiedad, abuso de substancias, insatisfacción ante la vida.

Meltzer agregó: “A fin de comprender mejor las motivaciones de la dieta de las mujeres, los hallazgos de este estudio resaltan el valor de adoptar un enfoque que se centra en la relación de una pareja”.

El estudio avanzó la investigación existente del laboratorio de Meltzer que encontró que los matrimonios tienden a ser más exitosos y satisfactorios cuando las esposas son más atractivas que sus esposos. Se examinaron 113 parejas de recién casados, casadas menos de cuatro meses, edad promedio de 20 años, que vivían en el área de Dallas, que aceptaron ser evaluadas por su atractivo.

 

Metodología:

Cada participante completó un extenso cuestionario centrado en parte en su deseo de hacer dieta o tener un cuerpo delgado. Algunas preguntas incluyeron: “Me siento extremadamente culpable después de comer”, “Me gusta que mi estómago esté vacío” y “Me aterroriza aumentar de peso”.

Se tomó una fotografía de cuerpo completo de cada participante y se calificó en una escala de 1 a 10. Dos equipos de evaluadores de pregrado estudiaron las fotos: una en la Universidad Metodista del Sur en Texas se centró en el atractivo facial de los cónyuges, mientras que otra en la FSU miró el cuerpo atractivo. Los evaluadores variaban en sexo y composición étnica.

Reynolds dijo que algunas investigaciones han demostrado que las mujeres tienden a percibir en exceso qué tan delgadas sus parejas quieren que sean y, como resultado, pueden seguir una dieta inadecuada para obtener un cuerpo más delgado.

“Una forma de ayudar a estas mujeres es que sus parejas las reafirmen, recordándoles: “Eres hermosa. Te amo a cualquier peso o tipo de cuerpo”, dijo Reynolds. “O tal vez centrándose en la forma en que son una buena pareja romántica fuera del atractivo y haciendo hincapié en esas fortalezas: “Realmente te valoro porque ere amable, inteligente y comprensiva”.

Reynolds cree que un próximo paso interesante para la investigación sería explorar si las mujeres están más motivadas a la dieta cuando están rodeadas de atractivas amigas.

“Si comprendemos cómo las relaciones de las mujeres afectan su decisión de seguir una dieta y los predictores sociales para desarrollar comportamientos alimenticios poco saludables”, dijo Reynolds, “entonces podremos ayudarlos mejor”.