Este es el secreto de la depresión masculina

La tristeza no es “cosa de machos”, pero los varones sufren de depresión con más frecuencia de lo que creemos.

 

 

De acuerdo con la Agencia Nacional de Estadística Canadiense (Statistics Canada), uno de cada siete varones empieza a sufrir depresión a los seis meses de estar desempleado. Los hombres son 3 veces más propensos a suicidarse que las mujeres.

Silencioso y deprimido

Sin embargo, con demasiada frecuencia, según los expertos, los varones no llegan a reconocer los síntomas y a obtener el tratamiento que requieren.

“Para los hombres no es sencillo pedir ayuda”, dice el Dr. Thomas Insel, director del National Institute of Mental Health (NIMH). “Eso es un gen que debe estar en el cromosoma Y”.

La diferencia de género en la depresión

Durante años, un fundamento de la salud mental moderna fue que dos veces más mujeres que hombres sufren de depresión. Sin embargo, recientemente eso ha sido objeto de ataques por parte de los críticos, quienes preocupados por la falta de notificación de la depresión masculina, plantean la pregunta herética: “¿Realmente los hombres la experimentan tanto como lo hacen las mujeres?”

El Dr. William Pollack, psicólogo de Harvard, está conduciendo la carga en contra de la tan arraigada brecha de género en la depresión. Como director del Centro para Varones en el Hospital McLean, Pollack argumenta que la tasa de depresión varonil puede ser casi igual a la femenina.

Sólo hay que ver la tasa de suicidios, dice: Los suicidios en varones superan en cuatro a uno a los suicidios en mujeres. La proporción “es demasiado alta como para decir que la cantidad de suicidios en varones es tan reducida”, señala.

La depresión varonil, luce distinta

Pollack y otros afirman que la depresión varonil pasa desapercibida porque, a diferencia de la femenina, a menudo no encaja con los signos incluidos en los libros de texto – al menos en las etapas tempranas en las cuales es mas fácil intervenir. Una depresión clínica absoluta luce básicamente igual en ambos sexos.

Pero en la víspera de una crisis, “Los hombres no entran hablando de sentirse tristes o deprimidos per se”, dice el Dr. Sam Cochran, psicólogo en la Universidad de Iowa y co-autor de Profundizando en la Psicoterapia en los Hombres (Deepening Psychotherapy With Men).

“Ellos manifiestan tener problemas en el trabajo o con su rendimiento en ellos mismos. Los hombres presentan una mayor tendencia a irritarse o enojarse. Estas emociones no son parte de un diagnóstico clásico, por lo que muchos doctores pasan por alto las señales de advertencia.”

“Los varones tienden a actuar” para así evitar enfrentarse a sentimientos desagradables, agrega el Dr. Fredric Rabinowitz, co-autor de Cochran y psicólogo en la Universidad de Redlands en California, quien trabaja principalmente con varones.

Si se sienten mal, son propensos a verse envueltos en peleas en su empleo o en el hogar, alejarse de la familia y amigos, obsesionarse con el trabajo o pasatiempos. Y de modo más significativo, los hombres tienden a involucrarse en la bebida o las drogas.

Puede ser que las hormonas jueguen un papel

A pesar de que los varones no experimenten esas drásticas altas y bajas hormonales atribuidas a la depresión femenina, los investigadores están comenzando a considerar si una disminución en los niveles de testosterona afecta el estado de ánimo de los hombres. Los estudios han encontrado resultados conflictivos.

Superposición genética y otras teorías

Otros investigadores suponen que no son los mismos genes los que afectan la depresión masculina y la femenina. Mientras hay coincidencias sustanciales, dice Kenneth Kendler, psiquiatra en Virginia Commonwealth University, existen también “genes que parecen actuar específicamente en varones pero no en mujeres, y en mujeres pero no en varones”. Numerosos investigadores están ahora en la búsqueda de dichos genes.

Resulte o no que los hombres sufran más de lo que muestran las estadísticas, no hay duda de que muchos varones están deprimidos. Y al igual que las mujeres, coinciden los expertos, entre más tarden en conseguir ayuda, más fuerte será el impacto negativo en sus vidas.

Por suerte, los tratamientos son en gran medida para ambos sexos. Aunque los antiguos fármacos tricíclicos, como la amitriptilina y la imipramina, son ligeramente menos efectivos en las mujeres que en los hombres, no existe tal problema con los antidepresivos más recientes, como el Prozac y otros de su índole.

La mayoría de los estudios muestran que muchos de los tipos de psicoterapia disponibles pueden ser igualmente benéficos para hombres y mujeres.

¿Has visto los signos de depresión que señala el texto en algunos hombres?

fuente: Selecciones México