A todos se nos dificulta dejar ir, es por ello que siempre cargamos con muchas cosas del pasado que no nos dejan avanzar como realmente queremos.

Aprender a soltar no es nada sencillo, es algo que cuesta mucho trabajo, pero afortunadamente existen formas con las que podremos empezar a hacerlo y nos liberan de una manera increíble. ¿Por donde empezar? Pues con estos 4 consejos que incluimos en este artículo. ¡Debes llevarlo a cabo!

Consejos para que comiences a aprender a soltar

Consejos para que comiences a aprender a soltar

1. Observa con atención tu narrativa

Si en el presente te sientes triste, enojado, confundido o deprimido toma un momento para ver qué es lo que lo está causando. Quizá te sientas triste por una relación que ha terminado. En ese caso, nota también que la causa detrás de tus emociones no está en el aquí y el ahora sino en tu mente, en esa historia que te cuentas sobre lo que te ha pasado y que te lastima cada vez que la repasas. No juzgues tu historia ni a ti mismo, sólo obsérvala y mira con claridad aquello que te causa dolor o frustración.

2. Manténte presente

Una vez que has detectado la narrativa que detona tus sentimientos, lleva tu atención a tu cuerpo. Nota cómo se siente; quizá haya tensión en algunas partes de tu espalda o pecho, o quizá sientas dolor en alguna otra parte. Puede ser que tu primer impulso sea huir de estas sensaciones incómodas, pero respira profundamente y no salgas corriendo. Examina cómo se siente, dónde están las sensaciones y si cambian o permanecen igual. No luches contra estos sentimientos, echa mano de tu valor y quédate con ellos.

3. Inhala y exhala

Existe una práctica en el budismo tibetano, conocida como tonglen, que sirve para transmutar las emociones. Consiste en inhalar la dificultad o el sentimiento incómodo que enfrentamos y exhalar alivio, liberándonos de esa dificultad, de tal manera que inhalas la incomodidad o el dolor y exhalas compasión. Además, es una práctica empática que se expande hacia el resto del mundo. Así que si sientes frustración, inhalas la frustración del mundo y exhalas toda la paz del mundo; si sientes tristeza, inhalas toda la tristeza del mundo y exhalas felicidad y gozo.

4. Cultiva la gratitud en el aquí y el ahora

Lleva tu atención al momento presente y nota cómo es una vez que has dejado ir tu historia. ¿Hay algo en el ahora que puedas apreciar? Permítete experimentar gratitud. Cuando estamos atrapados en nuestras historias, somos incapaces de ver el momento presente. Toma un momento para volver a él.

Es momento de que aprendas a soltar, es por tu bien.

Si te gustó este artículo no dudes en dejarnos un comentario, además de compartirlo. Recuerda seguir nuestra página de Facebook para que no te pierdas todos los artículos que tenemos para ti. ¡Gracias!