En estos tiempos la mayoría de las personas solemos llevar una vida muy acelerada, lo que provoca que se genere mucho estrés y por ende no se puede llevar una vida tranquila.

¿Se puede llevar una vida tranquila? No es algo que suceda de la noche a la mañana, pero si es posible. Los consejos que te damos en este artículo están enfocados para que logres ello, así que pon mucha atención.

Consejos para llevar una vida plena y tranquila

Consejos para llevar una vida plena y tranquila

1. Haz ejercicio. Practicar alguna actividad física es una disciplina que trae muchos beneficios. Disminuye los niveles de colesterol, controla el sobrepeso, reduce el estrés, oxigena los tejidos y ayuda, a través del sudor, elimina toxinas. Además, ayuda a segregar endorfinas (sustancias eficaces para aliviar dolores y activar centros de placer en el cerebro).

2. Mejora tu alimentación. Pon atención a lo que comes. Destina más tiempo a cada comida y decide de manera inteligente los menús de la semana. Aliméntate balanceadamente, incluyendo frutas, verduras, legumbres, proteína y carbohidratos saludables. Anímate a preparar nuevas recetas y experimenta sabores diferentes.

3. En lo posible restringe o evita las comidas chatarra.

4. Consume agua y bebidas a base de té que ayudan a eliminar radicales libres.

5. Dedica tiempo a realizar una actividad que disfrutes: leer, aprender algún instrumento musical, un taller de manualidades, cocina, etc.

6. Desconéctate por momentos del teléfono celular. Trata de concentrarte en actividades que te ayuden a olvidarte de las redes sociales y el chat.

6. Procura salir de la ciudad aunque sea una vez al mes. Disfruta de actividades al aire libre, un picnic o una caminata.

7. Si tienes niños en tu entorno cercano, comparte más tiempo con ellos. Son grandes aliados para enseñarnos a ver la vida con más serenidad y curiosidad.

8. Incorpora prácticas solidarias. Ayuda a tus vecinos, a alguien en el supermercado, a un compañero de trabajo. Las buenas acciones regresan positivamente.

9. Incrementa los trayectos a pie. Sube escaleras y opta por caminar cuando recorras distancias cortas y el clima lo permita. Tu salud y el medio ambiente te lo agradecerán.

10. Procura disfrutar lo que haces. Es importante que encuentres sentido a tu trabajo diario, de lo contrario, la frustración puede traerte consecuencias anímicas muy destructivas.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!