Carta a un hijo que no sé si tendré

No es fácil expresar todo lo que siento pero quiero intentarlo, pues si de algo estoy segura es que no tengo la certeza de que algún día podré verte a los ojos y decirte: te amo, hija, te amo, hijo.

Hace mucho tiempo y por mucho tiempo pensé en formar una familia, en trabajar y ser ama de casa, de sábados de pizza en familia y lavar ropa sucia y domingo de juegos de futbol y tareas escolares.

Sí, durante mucho tiempo tuve certezas de lo que quería hacer con mi vida y por supuesto, de lo que no quería hacer con mi vida.

Dentro de esa lluvia de ideales, me veía como una mamá “amiga”, que te daría permiso de llegar tarde de una fiesta y que incluso iría por ti en el auto con tal de que no te expusieras.

Te ayudaría con tus tareas y enfrentaría las matemáticas desde tu primer grado de primaria, te desee por mucho tiempo, pero la vida no está fácil y, el amor tampoco, hoy paso de los 30 años, a pesar de lo que muchos opinan, no me siento vieja para ser mamá, pero tampoco estoy lista para tenerte entre mis brazos.

Por un lado, no es fácil encontrar a alguien que quiera ser tu papá, quizá entre mis decisiones y suerte, he ganado más experiencias que certezas amorosas, pero no me arrepiento, sé que por algo tenía que vivirlo.

Admito que una vez, con una persona con la que yo esperaba compartir el resto de mi vida, te puse nombre e imaginaba tu rostro en una historia de final feliz, quería que heredaras su boca y él quería que tú tuvieras mi cabello… Hasta hoy ese sueño se vio interrumpido, no importa el motivo, simplemente no pasó.

Encontrar un trabajo estable que me permita dormir con la tranquilidad de darte la mejor vida, también parece complicado, por un lado no quiero darte todo para que no seas una hija o un hijo caprichoso, pero tampoco quiero que pases carencias.

El mundo comienza a verse más frágil que tus huesitos al nacer, me da miedo traerte a un lugar en donde no sé si puedas ser feliz ante tantas injusticias y falta de respeto por la vida.

Hoy siento que si te llego a tener entre mis brazos, no tendré la paciencia ni la energía para hacer lo que veo, todas mis amigas que ya son mamás sí hacen, pero te prometo que de ser así, daré mi mejor esfuerzo por ser la mamá dinámica que pueda con trabajo, hogar, hijos, mascota, amigas, y tú.

Estoy segura que de tenerte serás mi amanecer, pero también sé que si no llegas, estaré bien, aprenderé a vivir para mí, sólo para mí, y si llega alguien con quien compartir mi vida, lo haré y aunque quizá te piense con el “hubiera” seré una persona de la que también te sientas orgullosa.

Muchas veces dije: “Si apenas puedo conmigo, no podré con un hijo”, “no, yo paso”, “no sería una buena madre”, “me da miedo que alguien dependa completamente de mí”, pero nunca fue en serio, en el fondo, siempre estaba la pregunta, sólo la pregunta, ¿tendré un hijo? Y no es que ahora las dudas hayan aplastado mis deseos de cuando era más joven, es que las experiencias te ponen en perspectiva y razonas todo 3 veces más.

Hijo mío, si llegas a mi vida, prometo cuidarte y ser, dentro de mi imperfección y caos, la mejor madre para ti, alguien que te escuche y te ame, que te enseñe el valor del amor y del respeto, alguien a quien le regales con gusto tus primeros dibujos y a quien le bailes en los festivales escolares.

Si no llegas a mi vida, estaré bien, pero viviré otras experiencias, no sentiré tus piecitos dentro de mí, ni tendré tu piel de refugio, tampoco escucharé tu voz ni conoceré tus ojos, pero gracias por permitirme soñar con tu presencia, imaginarme siendo otra pero siendo yo, gracias por sacudirme con el instinto de vez en vez y por pensar que podría ser la mejor persona del mundo por y para alguien.

Sé que si hubieras llegado a mi vida te hubiera dado mi corazón entero y si sí llegas, te lo daré sin dudas, te contemplaré con la libertad de saber que eres un regalo, que por alguna razón, sí llegó a mis brazos.

 

Fuente: hey hey hello

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg