Hasta los santos corregían sus textos.