9 consejos para enseñarle a los niños educación financiera. Les puede salvar la vida en el futuro.

Hay que educar y crear conciencia en los niños sobre la importancia del dinero para que en el futuro no sufran con su retiro. Alejandro del Bosque, director comercial de Depósitos y Educación Financiera de Scotiabank asegura que la educación financiera es algo que cambia la vida a largo plazo debido a que uno aprende a forjar hábitos.

Una de las principales razones de educarlos financieramente es para que comiencen a generar interés compuesto en su inversión desde pequeños (generar intereses por el dinero guardado), con lo cual unos años después tendrá una buena cantidad de dinero guardada y multiplicándose.

Aquí los nueve consejos para iniciar a los niños con su educación financiera:

 

  • Empieza cuanto antes Les toca a los padres dar ese primer empujoncito. No hay que esperar a tener un ingreso adicional como el aguinaldo o el reparto de utilidades para enseñarles a los hijos a ahorrar.
  • Muéstrale que el dinero se gana con trabajo. Dile a tu pequeño lo que haces en el trabajo, y los trabajos de la gente común, barrenderos, el de la tiendita, el chofer del autobús, etc. Su trabajo les da dinero para comprar cosas.
  • Sé constante. La educación financiera y el ahorro deben convertirse en un habito. De todos los ingresos se debe destinar un pedacito para el ahorro.
  • Aprende y equivócate. Ya sabes, al niño le encargaron vender galletas para un proyecto escolar. Por supuesto que eso es un trabajo y ¿qué es lo que pasa?… que al final son las madres las que terminan cocinando y vendiendo las dichosas galletas. Sin embargo, la única persona que se esforzó fuiste tú (y no viste ni un centavo de eso). Deja que empiece a tomar responsabilidades, que se equivoque y que descubra el valor del trabajo. Tú estás para orientarlo y guiarlo por el mejor camino.
  • Hazlo divertido. Informarse de las muchas alternativas para aprender educación financiera es tarea de los padres. Una buena práctica es llevar a los niños a la sucursal bancaria para que vea los movimientos del dinero.
  • Elimina las recompensas inmediatas. Muchas veces con tal de que tu hijo haga algo tan básico como tender su cama, portarse bien o sacar buenas calificaciones, somos capaces de darles dinero. Hacer esas tareas son parte de pertenecer a la familia y de apoyar a todos. Evita esto a toda costa. Crea dinámicas prácticas para que haga lo que debe de hacer sin tanto conflicto y si quieres darle dinero, puedes hacerlo por tareas que no son obligación de la familia o que se gastan en contratar a otras personas. Por ejemplo, cortar el pasto.
  • Conserva el ahorro. Parte de la educación financiera es entender la importancia del ahorro. En la medida que uno pueda cuidar el ahorro eso da una ventaja muy importante para los siguientes años. Ahorrar por ahorrar no tiene ningún sentido y si eres niño es más aburrido de lo que crees. Es mucho mejor si se ahorra por un objetivo. Puedes planear cuándo saldrá la próxima consola de videojuegos y que tu hijo ahorre para comprársela.
  • El dinero también es para compartir y ayudar. Desafortunadamente hay personas menos favorecidas en la vida. Compartir algo que puede hacer una gran diferencia.
  • Invierte. Invertir es la manera en que el dinero trabajará para ti en lugar de que tú siempre trabajes para él. Puedes enseñarle a invertir mientras él ahorra. Por cada peso que tu hijo ahorre tú podrás darle 10 centavos. Al momento en que junte 10 pesos, tú le habrás dado 1 peso. De esa manera entenderá que entre más ahorre más dinero tendrá.

 

¡Comparte esta información si te pareció interesante!

 

También te puede interesar:

http://gutenbergrocks.wpengine.com/7-errores-la-crianza-impiden-los-ninos-llegar-exitosos/