24 testimonios para dejar atrás el sobrepeso

1. Prueba fotografías y consejos de Pinterest

“Después de que me sometieron a una cirugía, perdí 20 kilos haciendo ejercicios en casa desde Pinterest, guardé los que parecían interesantes, imprimía los gráficos de lo que tenía que hacer cada semana e imprimía hojas para rastrear mi progreso. Fue muy fácil combinar diferentes rutinas. Una vez que comencé a ver el progreso, se convirtió en una segunda naturaleza y ahora lo hago todo el tiempo”.

Jessica Marinaccio

Te recomendamos leer: ¿Quieres bajar de peso? ¡Hazlo!

2. Regístrate para una carrera

“He mantenido una pérdida de peso de casi 30 kilos por desafiarme a mí misma con nuevas metas. Marcar un evento en el calendario para dentro de unos meses te proporciona una meta tangible por la que te tienes que esforzar. Tener algo en lo que ya estaba registrada (¡y que ya había pagado!) me mantuvo motivada. Regístrate para un evento divertido; las carreras de 5k son excelentes formas de empezar a hacer ejercicio sin sentir tanta presión.

Mindy Nienhouse, entrenadora holística de la salud

3. Invierte todo el dinero que estás ahorrando

“Los gimnasios y alimentos saludables pueden ser costosos, pero yo sabía que si no hacía algunos cambios, estaría pagando mucho más por los medicamentos recetados para las enfermedades crónicas causadas por la obesidad. Además dejé de comer fuera y comenzó la planificación de las comidas en casa lo que me ahorró calorías y bastante efectivo”.

Christy Baume

comida-saludable

4. Créelo: Nadie te está mirando

“Cuando empecé a hacer ejercicio, me sentía tan avergonzado de tener la cara roja y de tener que luchar en los entrenamientos que estaba seguro de que eran fáciles para todos los demás. Una vez me di cuenta de que si seguía así no funcionaría mi esfuerzo y no iba a conseguir ningún resultado. Lo acepté y me obligué a hacerlo, ¡y la verdad es que nadie te está mirando! ”

Theodora Blanchfield

5. Comienza con las pesas en lugar del cardio

“Un mito común es que las personas con sobrepeso no deben cargar peso porque necesitan quemar muchas calorías con el cardio y el entrenamiento con pesas no quema suficientes calorías. Pero las sesiones prolongadas de cardio, a la larga te hacen perder músculo. Por lo tanto, puedes perder algo de grasa, pero a largo plazo, tu metabolismo se ve comprometido porque ha perdido demasiado músculo.

Para la pérdida de peso a largo plazo, el entrenamiento con pesas es necesario. El entrenamiento con pesas tiene otros beneficios, además del fortalecimiento de los músculos. También ayuda a mantener tu motivación al ver los resultados rápidos y el fortalecimiento de los músculos puede resultar menos doloroso para tus articulaciones y con menos dificultad para moverte. Lo bueno del entrenamiento con pesas, es que se puede modificar fácilmente a las necesidades de cada persona y ajustarlo conforme te vuelves más fuerte y más familiarizado con la técnica.

Jules Harris, entrenador personal

6. El ejercicio es una manifestación de amor propio, no de auto desprecio

“He perdido una cantidad significativa de peso y pasé de ser una sedentaria y quejumbrosa por el ejercicio, a ser una rata de gimnasio. Me enteré de que lo más importante en lo que puedes encontrar la motivación para hacer ejercicio, se basa en el amor propio y el autocuidado.

Si no sientes que puedes amarte a ti mismo, entonces intenta amar a alguien más primero. Yo me sentía muy deprimida durante el embarazo y decidí hacer ejercicio en lugar de seguir tomando los antidepresivos. Fue la primera vez que traté de hacer ejercicio por cualquier otra razón distinta al auto desprecio, era un acto de amor -para mi hijo que aún no nacía- y eso hizo una gran diferencia “.

Bethany Kirk

ejercicio-amor-propio

7. Piensa: Solo hazlo

“Es simple, pero es cierto, no importa lo que ocurra a tu alrededor, sólo repítete que nunca va a ser más fácil empezar a hacer ejercicio, de lo que es ahora”.

Theodora Blanchfield

8. Concéntrate en los beneficios para tu salud, no el número de la báscula

“Me diagnosticaron lupus hace ocho años. El comienzo de mi enfermedad fue bastante debilitante y estuve tres años bajo tratamiento con prednisona, por lo que gané más de 30 kilos y pesé casi 100 kilos en una altura de 1.52 mts. Tuve todos los efectos secundarios: cara de luna, espalda de joroba, pelo facial, pérdida de cabello. Fue difícil, pero quiero que otras mujeres con enfermedades crónicas sepan que todavía podemos ejercitarnos con moderación y modificaciones.

Ahora estoy muy en forma y saludable, peso 69 kilos y me he convertido un poco en una rata de gimnasio, pero lo más importante para mí es que mis síntomas se han vuelto muy escasos y ahora tomo cantidades mínimas de medicamento. Realmente debo reconocer que mi alimentación saludable y mi ejercicio regular me han ayudado para llegar hasta este punto.”

Michelle Lemke

9. Prueba una clase dirigida a personas con sobrepeso

“Un grupo de fitness es una gran manera de ponerse en forma y hacer amigos, pero si estás nervioso por las clases de Zumba, muchos lugares ofrecen clases para principiantes. Por ejemplo, yo enseño Fitness 101 y Fitness Plus en la YMCA para las personas que no están listas para entrar a las clases regulares. He perdido 45 kilos y todavía me siento fuerte“.

Kenlie Tiggeman

ejercicio-amor-propio

10. No bajes las calorías drásticamente

“Si reduces las calorías y añades ejercicio al mismo tiempo, te sentirás miserable y con más probabilidad a dejar las dos cosas. Mantén tu cuerpo bien alimentado mientras empiezas a incorporar el ejercicio y una vez que sea un hábito, considera algunos cambios sutiles en tu dieta”.

Bethany Kirk

11. Añade sólo un minuto al día

“Mi consejo más importante es tomar las cosas un día a la vez y plantearte pequeños objetivos alcanzables. Cuando empecé a trabajar, comencé a usar la caminadora y agregué un minuto cada día. Esto me permitió centrarme en mis éxitos en lugar de sentirme como un fracaso “.

Ashley Diamond

Te recomendamos leer: Mitos sobre la pérdida de peso

12. Contrata a un entrenador personal que entienda tu esfuerzo

“Contratar a un entrenador personal realmente puede ayudarte a sentirte más cómodo con el ejercicio. Pero no todos los entrenadores son iguales. Ahora soy entrenadora, pero solía tener sobrepeso. Entonces para motivar a mis clientes les muestro fotos de mí antes de perder todo el peso. Les explico lo incómoda y avergonzada que estaba, pero que comencé por simplemente caminar un kilómetro al día y aprender las porciones adecuadas de todos los alimentos. Después, caminaba dos kilómetros al día. Al final agregué entrenamiento con pesas. Toma tiempo y dedicación, y estoy segura de que tendrás altas y bajas, pero vale la pena al final”.

Collette Grier

entrenador

13. Consigue videos gratuitos para hacer tu entrenamiento en casa

Perdí 50 kilos pero no utilicé un gimnasio en lo absoluto. En lugar de eso, hice ejercicio en mi casa sacando a préstamo DVDs de entrenamiento de la biblioteca o encontrando videos en Internet de ejercicios que podía probar. Esto me permitió descubrir lo que realmente me gustaba hacer, sin salir de la seguridad de mi propia sala de estar, ¡todo es cuestión de experimentar! ”

Cassandra Schmigotzki, NETA-CGEI, Entrenadora de Bienestar, The Long and Winding Road to Wellness

14. Comienza con los programas más fáciles

“Comienza un nuevo programa de ejercicios lentamente. Si comienzas de manera tan agresiva que te sientas miserablemente adolorido, no estarás motivado para hacerlo de nuevo. Empecé por ir a las clases que eran principalmente para las personas de la tercera edad. Si hubiera ido a las clases regulares, sé que me habría sentido abrumada, intimidada y adolorida y con ganas de salir corriendo. Como comencé lentamente, pude ganar resistencia y fuerza poco a poco. Así que trágate tu orgullo y empieza lento, incluso si esto significa ser el único de 30 años en una clase llena de adultos de 60 y 70 años de edad “.

Bethany Kirk

15. Evita la incontinencia por hacer ejercicio

“Muchas mujeres que están obesas, encuentran el pretexto para no ejercitarse en que tienen incontinencia urinaria debido a la presión. Esto es vergonzoso y un impedimento real para hacer ejercicio en un lugar público. Consigue a una entrenadora o amigo que sea amable y que le tengas mucha confianza, pero sobre todo que tenga la comprensión de esto para ayudarte. Y, mientras tanto, evita saltar la cuerda, trotar, las sentadillas con salto, o cualquier otra cosa que te haga sentir incómoda. ¡No tienes que hacer esas cosas para ponerte en forma”.

Elizabeth Johnson

ejercicio-con-sobrepeso

16. Asegúrate de conocer todo el gimnasio

“Cuando empecé a hacer ejercicio, ni siquiera sabía por dónde empezar. La mayoría de los gimnasios ofrecen un tour gratuito y te mostrarán cómo usar todas las instalaciones, así que, si necesitas más ayuda, considera la posibilidad de contratar a un entrenador personal. Mi entrenadora no solo me enseñó cómo hacer los ejercicios, sino también me enseñó cómo ajustar las máquinas, alterar los pesos y cambiar los diferentes accesorios en las máquinas del gimnasio. Eventualmente me volví bastante segura de que podía ir al gimnasio yo sola y hacerlo todo por mi misma“.

Megan Michael

17. Baila y practica otras actividades favoritas de tu infancia

“Siempre me ha gustado bailar, pero una profesora y clases de danza no eran opciones para mí cuando estaba creciendo, así que aprendí a moverme en mi sala de estar, ya siendo una adulta. Me encanta poner DVDs en casa y bailar con tutoriales de YouTube. No solo que es genial para todo el cuerpo, sino que es muy difícil lastimarte, por no mencionar que puedes crear coreografías para tus canciones favoritas”.

Jennifer Espinosa, entrenadora de salud y personal

18. Gasta tu dinero en un programa que usarás

“Los infomerciales generalmente lanzan información falsa, pero invertir en un programa como el BeachBody, una dieta popular que se acompaña con un programa de ejercicios anunciado en la televisión, me ayudó a perder casi 20 kilos. Han pasado ya dos años desde que lo compré y todavía me encanta entrenar en casa con los DVDs”.

Kristen Leigh

compras-tv

19. Haz ejercicio con un amigo

“Perdí 57 kilos y puedo decirte que no tienes que matarte en el gimnasio para bajar de peso. Mi manera favorita de hacer ejercicio es ir a caminar con un amigo. Nos divertimos mucho hablando y nos olvidamos del ejercicio al ponernos al día, ¡aunque no era muy sencillo seguirle el paso a alguien que era 45 kilos más ligero que yo y que corre maratones!

Lisa Ihenacho

20. Programa tu entrenamiento como si fuera una cita

“Las clases son sociales y ofrecen un grado de responsabilidad. Si lo programas como una cita será más probable que te aparezcas“. Además, por lo general tienen buena música y son divertidos. Hacer todo esto me obligó a disciplinarme en lugar de buscar una manera de estar vagando en el gimnasio para no ir en la elíptica”.

Bethany Kirk

21. Aprovecha los gimnasios con guardería

“Cuando empecé a perder peso sabía que tendría que empezar a hacer ejercicio, y aunque teníamos en casa un banco de pesas y una elíptica, nunca los usé debido a mis niños salvajes que exigían el 100% de mi atención. Un gimnasio lo suficientemente cerca de nuestra casa, hizo que fuera más fácil ir más a menudo. Tienen una increíble guardería, así que a nuestros hijos les encanta ir allí, lo que motiva a toda nuestra familia. Además ofrecen muchas clases mixtas para adultos y niños.”

Christy Baume

gimnasio-con-guarderia

22. Recuerda que el cuadro grande comienza con una pequeña pincelada

“Tómalo como un día a la vez. Un día, una semana, un mes, todo se suma, y llegarás a tu meta, te lo prometo. Siempre y cuando sigas en movimiento”.

Quish Turner

Te recomendamos leer: 5 pasos fundamentales para perder peso

23. ¡Haz del ejercicio un juego!

“Soy una gran jugadora y trabajo como desarrolladora de juegos, así que comencé a hacer ejercicio con cosas que estaban en mi zona de comodidad: ¡los videojuegos! Jugué Dance Dance Revolution y, a medida que iba mejorando y mejorando, perdía peso y me sentía más en forma. Con eso, fui capaz de expandirme a otros ejercicios mucho más cómodamente “.

Leah White

24. Recuerda por qué estás haciendo esto (Una pista: ¡Tú!)

“Siempre tuve miedo de ir al gimnasio porque me preocupaba que todo el mundo me estuviera mirando y criticando, pero tenía que darme cuenta de que este es mi viaje, no el suyo, y esta es mi salud y mi futuro, no el de ellos. En diferentes puntos de mi viaje tuve que aceptar eso (y continuar repitiéndolo) .Tal vez esté yendo lento y no muy lejos, pero cualquier entrenamiento es mejor que no entrenar y, en última instancia, es mi entrenamiento “.

Fuente: Selecciones México