Trovants: las misteriosas y extrañas piedras que se mueven, respiran y crecen.

En ocasiones la naturaleza nos puede sorprender con fenómenos los cuales no tienen explicación alguna, como es el caso de Trovants, las extrañas piedras que crecen, respiran y se mueven, mismas que se encuentran en Rumania.

Trovants, las extrañas piedras

En algunos lugares de Rumania como en el pequeño pueblo de Costesti, existe una misteriosa formación rocosa la cual desde hace décadas ha causado asombro por su extraña manifestación. Los habitantes de la zona llaman a esto “Trovants” que significa “piedras que crecen”.

A simple vista esta formación de rocas parece muy normal, pero son únicas y excepto en algunas zonas de Rusia, no se pueden encontrar en ningún otro lugar del mundo. Algunos científicos han investigado estas piedras y al abrir alguna por la mitad se han dado cuenta de que guardan un tipo de anillo muy parecido al de los árboles por lo que es posible saber la edad de estas y determinar algún tipo de vida inorgánica.

La formación de los Trovants comenzó hace unos 6 millones de años debido a una actividad sísmica. Sus medidas varían, algunos van desde los pocos centímetros hasta los 10 metros. Lo más interesante es su reproducción. Cuando estas se mojan su capa exterior penetra en el interior de la piedra llena de sales minerales. Esta se humedece y se expande ejerciendo una presión sobre la superficie dando la sensación de que la piedra está creciendo, en algunas ocasiones durante su crecimiento se desprende la protuberancia creando una piedra nueva.

Estas asombrosas piedras se encuentran en movimiento, desplazándose 2.5 mm por semana. Algunos científicos piensan que esto se debe a que al variar las protuberancias se inclinan de un lado a otro produciendo un ligero desplazamiento. Algunos afirman que esta piedras pueden respirar de una manera que el ser humano no puede captar ya que entre respiración pueden pasar días o semanas, solamente con un equipo especial se puede detectar el pulso. Así que por sus características también se les ha llamado ¨piedras vivas¨.

Estas piedras están formadas por “concreciones de arenisca”, es decir, por un cemento de sales de carbono que se han formado debido a la acción del agua.

En Rumanía y Rusia se pensó que los Trovants tenían poderes mágicos y solamente con tocar estas piedras se podía captar su fuerza y energía.

Hoy en día estas piedras son protegidas por la UNESCO, las cuales se han declarado como patrimonio de la humanidad. Incluso tienen su propio museo en la localidad de Costesti.

¿Qué opinas acerca de estas increíbles piedras? ¿Te gustaría visitar el museo de los Trovants? Comparte con tus amigos esta interesante información y no dejes de apoyar nuestra página con un like. 

 

Fuente: Por qué no se me ocurrió

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg