4 Tipos de pensamientos negativos que solemos alimentar sin darnos cuenta

Todos tenemos pensamientos negativos, es normal.

Pero cuando comenzamos a encontrarnos constantemente sumidos en esos pensamientos, necesitamos aceptar que es una situación de la que tenemos que salir, porque, de no hacerlo, podemos caer en una espiral de negatividad que afectará toda nuestra vida.

Para salir de esta situación, hay que localizar los pensamientos que alimentamos, aún sin darnos cuenta.

Te vamos a dar algunos de los pensamientos que alimentamos que son más recurrentes. No olvides hacer un examen de consciencia para ver si tienes uno o más.

Tipos de pensamientos negativos que alimentamos sin darnos cuenta

Tipos de pensamientos negativos que alimentamos sin darnos cuenta

1. Estado de emergencia permanente

Cada vez que ocurre algo, lo asumes como una emergencia total. Esa reacción se debe a que tu amígdala se activa y solo puedes ver la señal de alarma.

En tu cerebro se produce un secuestro emocional en toda regla, desatando una reacción de pánico. Al asumir la realidad como si fuera una crisis, reaccionas de manera desproporcionada. Este tipo de pensamiento catastrófico te lleva a exagerar los peligros y desestimar tus recursos para hacerle frente a los problemas, una actitud que puede llegar a ser muy peligrosa ya que desencadena un estado de indefensión aprendida.

2. El autosaboteador

Ante la más mínima dificultad, te saboteas automáticamente. Te tomas todo lo que ocurre como algo personal y te culpas por cosas sobre las cuales no tienes ningún control.

Tus pensamientos negativos te impiden pensar con lógica, de manera que te castigas y criticas incesantemente. Como resultado, cada vez que se presenta un problema, pierdes autoestima y autoconfianza. Este tipo de pensamiento hace que te conviertas en tu peor enemigo ya que te pondrás la zancadilla constantemente.

3. El extremista

Cuando ocurre algo, solo puedes ver los extremos.

Este tipo de pensamiento negativo, también llamado dicotómico, te hace ver el mundo en blanco y negro, todo o nada, sin términos medios. Al olvidarte de la gama de grises y colores intermedios, te resultará difícil encontrar una buena solución y sentirás mucha ansiedad ya que asumes que cualquier decisión es un camino sin retorno.

4. El etiquetador

Cualquier cosa que ocurra, la etiquetas en términos negativos porque solo puedes ver las consecuencias dramáticas de la situación. El problema es que al colocar esas etiquetas, no logras ver las posibilidades que puede encerrar una situación, de manera que cierras caminos hacia su solución.

Además, este tipo de pensamiento negativo puede hacer que te autoetiquetes y termines desarrollando una imagen muy limitada de ti y de tus potencialidades.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg