• Home  / 
  • Temas Varios
  •  /  4 Técnicas de relajación que son alternativas de la meditación

4 Técnicas de relajación que son alternativas de la meditación

Técnicas de relajación

Una de las técnicas de relajación más famosas que hay en el mundo es la meditación, la cual se puede realizar en cualquier parte y no requiere de mucho tiempo, sin embargo a muchas personas no se les hace nada atractiva.

¿Pero entonces cómo me puedo relajar? Existen muchas técnicas que te permitirán relajarte de una excelente manera y en este artículo te compartiremos 4 de ellas. ¡Pon atención!

Técnicas de relajación

Técnicas de relajación

1. Bailar.

En casa, en el gimnasio o apuntándote a un curso: baila al más puro estilo celebrador de Emma Stone y Ryan Gosling en La la land. Bailar no sólo es un ejercicio aeróbico estupendo para quemar calorías y mejorar la coordinación –lo que a su vez, te hará ganar elegancia de movimiento–, además es bueno para tu cerebro: este estudio elaborado en 2003 por el Albert Einstein College of Medicine (Nueva York) asegura que previene la demencia y mejora las capacidades cognitivas.

2. Empieza a pintar y colorear.

Se cuentan en millones las personas que alrededor del mundo se han rendido a los libros para colorear como técnica de relajación. ¿Qué beneficios promete rellenar con color dibujitos de caras, flores o animales? Entre otros, mayor concentración y más calma. Al pintar intentarás no sobrepasar las líneas negras, a la vez que realizas las combinaciones que más te gustan. Con todo, desarrollarás la coordinación oculomanual, es decir, entre el ojo y la mano y la atención.

3. Come lento (slow).

Es probable que haya consenso general en el hecho de que todo lo que se hace con calma y dedicación, se disfruta más. Y esta la máxima que gobierna el movimiento slow, una filosofía de vida que nació como respuesta frente a la industria de la comida rápida. En el terreno de la alimentación, defiende saborear la comida, cocinar alimentos de proximidad y de temporada –sobre todo, frutas y verduras– y evitar el despilfarro. Introducir estas costumbres en el día a día es una apuesta saludable y, además, hábitos como masticar bien la comida y apreciar su gusto y aroma cultivarán tu conciencia plena.

4. Recupera tu “querido diario”

Si te gusta escribir, llevar un diario personal es una buena manera de descargar el exceso de pensamientos. Esta actividad de reminiscencias adolescentes te permite plasmar en el papel las andanzas de la rutina y las preocupaciones, lo que te puede ayudar a parar de darle vueltas a las cosas. También puedes poner en marcha un diario de la gratitud, una práctica que promete entrenar el optimismo detectando todo aquello que aporta bienestar.

Si lo tuyo no es meditar, ahora ya sabes como es que puedes relajarte de una manera muy práctica.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!

About the author

Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg