Un estudio del Instituto de Tecnología de Georgia (EE.UU.) sugiere que altos niveles de habilidades intelectuales pueden ser reflejados por una frecuente costumbre cotidiana. (fuente: Science Daily; Daydreaming is good: It means you´re smart)

“las personas con cerebros eficientes pueden tener demasiada capacidad cerebral para poder detener a sus mentes de “vagar””. Dijo Eric Schumacher, el profesor coautor del estudio.

El junto con sus colegas, quienes incluyen a la coautora Christine Godwin, midieron los patrones cerebrales de más de 100 personas con imágenes por resonancia magnética. A quienes se les solicito que estuvieran atentos a un punto por 5 minutos.

Una vez con las imágenes, hicieron un análisis de las partes que trabajaban al unísono. Permitiéndoles relacionarlas con actividades cognitivas.

Aquellos que reportaban una mayor frecuencia de “soñar despiertos” obtenían mejore resultados en actividades creativas e intelectuales, y tenían una cerebro que opera con mayor eficiencia.

“Las personas tienden a pensar que el que tu mente “divague” es malo. Que debes de intentar prestan atención y que estás fallando en hacerlo. Nuestros datos muestran que esa idea no siempre es verdad, algunas personas, simplemente, tienen cerebros más eficientes.”

Schumacher dice que una eficiencia superior significa una mayor capacidad para pensar, y que el cerebro opte por “vagar” cuando se enfrenta a actividades sencillas.

¿Cómo puedes saber si tu cerebro es eficiente?

Una pista sería el que puedas “salir” de una conversación o tarea cuando sea apropiado y naturalmente “volver” a ella sin perderse de pasos o puntos importantes.

“Nuestros resultados me recuerdan a “el profesor distraído” alguien que es brillante, pero perdido en su propio mundo, totalmente desconectado de el mundo que le rodea, o el niño en la escuela que esta demasiado avanzado intelectualmente para sus clases. Mientras que puede tomar cinco minutos para sus amigos el aprender algo nuevo, ellos lo descubren en un minuto, y luego se distraen en su imaginación”.

Godwin y Schumacher piensan que esta investigación abrirá la puerta de la investigación para entender cuando el divagar es un problema, y cuando es en realidad algo positivo.

“Hay importantes diferencias personales que considerar también; Las motivaciones de una persona, o la determinación para concentrarse en algo”.