Para nadie es un secreto que el corazón es el motor del cuerpo humano y que una vez que este comience a fallar tendremos varios problemas de salud.

Una manera de protegerlo es teniendo una buena salud, ya que de esta manera ayudamos a que la sangre no tenga exceso de grasa y circule a la perfección. Cuando esto no se lleva a cabo existe el riesgo de tener un infarto, que contrario a lo que se piensa, no solo las personas mayores están en peligro de tenerlo, se han dado caso de personas jóvenes.

Es por ello que en esta ocasión te daremos a conocer cuales son los síntomas del infarto femenino que toda mujer debe saber, de esta manera si detectas alguno de ellos no dudes en acudir a tu médico de manera inmediata. ¡Lee con atención, te puede salvar la vida!

Síntomas de un infarto femenino

Síntomas de un infarto femenino

Las mujeres suelen ser más propensas a tener un infarto, pero el problema es que la mayoría de ellas no sabe detectar los síntomas a tiempo y suelen confundirlos con otro tipo de enfermedades. Es por ello que a continuación te damos a conocer los síntomas de un infarto femenino.

  • Molestias en el pecho. Presión incómoda y sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos o bien desaparecer y volver a aparecer.
  • Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago.
  • Cansancio. Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho.
  • Sudor frío, náuseas o mareo.
  • Días antes también se puede experimentar insomnio, ansiedad o debilidad.

Se recomienda tener una serie de hábitos saludables como posible prevención para tener un corazón fuerte y sano, como:

  • Una dieta equilibrada con abundante cantidad de frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado, legumbres, pero con un uso moderado de la sal y el azúcar.
  • Ejercicio regular. Cualquier deporte o actividad que nos guste y mantenga el sistema cardiovascular en forma, al menos 30 minutos al día.
  • Abandonar el tabaco y moderar el consumo de alcohol.
  • Acudir a revisiones para controlar los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares e infartos de miocardio, como la hipertensión, niveles elevados de colesterol y niveles elevados de azúcar o diabetes.

Recuerda que si tienes algunos de estos síntomas, acude de manera inmediata a tu médico.

¡Si te gustó la publicación apóyanos con un Like y deja tu comentario!