Si es la primera ocasión que escuchas el término procrastinar te decimos brevemente que es el término que se utiliza cuando alguien pospone algo y espera que se resuelva por sí solo.

Todos solemos tener momentos de proscrastinar y que desafortunadamente nos está impidiendo ser mejores. Así que en este artículo te daremos a conocer cuales son las rutinas que nos hacen posponer las cosas. ¡Debemos eliminar estas rutinas de nuestra vida!

Rutinas que nos hacen procrastinar

Rutinas que nos hacen procrastinar

1. La Rutina del Perfeccionista

Los perfeccionistas sin una fuerte voluntad para entrar en acción, aquellos que acaban haciendo las tareas justo antes de la fecha de entrega, son mucho más propensos a caer en la trampa de la procrastinación. Ahora, si lo hacen, su rutina es muy específica, especialmente si se enfrentan a una tarea difícil.

El perfeccionista empezará a sentirse preocupado y abrumado por su encargo debido a su característica manera de pensar a nivel de detalle. Conseguir realizar la tarea es prácticamente imposible si deseas que cada detalle esté perfecto.

El sentimiento de ansiedad tomará presencia en segundos mientras el perfeccionista construye expectativas exageradas. Por ello, obviamente, fracasará en intentar terminarlo antes de la fecha de entrega.

2. La Rutina del Soñador

El soñador es un tipo distinto de procrastinador. Cuando tiene que lidiar con una tarea que no le inspira creatividad, lo más probable es que comience su ciclo de la procrastinación.

A diferencia del perfeccionista, no se preocupará, prefiere pasar el tiempo pensando en cosas abstractas y más agradables en vez de pensar en las cosas que necesita hacer en el mundo real.

Como el soñador está acostumbrado a dejar libre a su imaginación, encuentra complicado seguir una estructura o plan estrictos.

Ya ves, teniendo que llevar un proceso tan riguroso, tendrá que frenar su mente cada vez que ésta empiece a volar. Este es un proceso que enseguida se vuelve molesto y frustrante ya que pasa frecuentemente, sin mencionar además que matará cualquier tipo de entusiasmo.

Ese es el motivo por el que la procrastinación ataca al soñador. Necesita encontrar una salida, encontrar la manera de superar el trabajo estricto. De lo contrario, nunca escapará de la procrastinación.

3. La Rutina del Ignorante

El ignorante puede caer muy rápido en una rutina de procrastinación ya que muchas tareas le parecen irrelevantes, innecesarias y aburridas.

Además, el ignorante también pone una gran cantidad de atención en su imagen externa. Por ello, preferirá que el resto piensen que no está haciendo un esfuerzo a que le faltan capacidades.

Por ello, el ignorante procrastinará durante todo el día para evitar tener que hacer un trabajo aburrido o desagradable. Y, sinceramente, no le puedes culpar, ya que puede ser complicado encontrar la motivación para entrar en acción.

Ahora que ya conoces estar rutinas no lo dudes y comienza ahora mismo a eliminar dichas rutinas. No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!