Pretextos y mentiras que matan relaciones

Dices que eres libre… pero no lo eres legalmente

Si estás esperando al “momento correcto” para decirle a tu pareja que sigues legalmente casado, tus dos relaciones están destinadas al fracaso. No importa si estás separado o si planeas divorciarte (algún día):

“Mentir sobre tu libertad será devastador cuando tu pareja descubra que la has engañado. Algunas veces las personas mienten, dicen que ya son libres y ocultan si tienen hijos. Eso jamás será justo para la otra persona”, dice Shadeen Francis, terapeuta especializada en matrimonio y familia.

Francis recomienda decir la verdad sobre tus lazos emocionales, incluso aunque ya no haya amor, antes de iniciar una nueva relación.

Dices que estás libre… pero no lo eres emocionalmente

La verdadera independencia emocional requiere honestidad tanto con tu pareja como contigo mismo.

Fingir que estás listo para dar el siguiente paso hará que sabotees la relación y resultará confuso y doloroso para tu nueva pareja.

Si no puedes definir cómo fortalecerás la relación, quizá te ayude ser honesto sobre lo que sientes. Tal vez intentes combinar dos situaciones incompatibles, y en el fondo sabes que la relación está condenada al fracaso.

podrías traer cargas emocionales que te impiden comprometerte de verdad. Si es tu caso, consulta a un terapeuta. Pase lo que pase, sé honesto con tu pareja para que pueda decidir lo mejor para su vida, contigo o sin ti.

Pretextos y mentiras que matan relaciones

No eres honesto sobre tu pasado

Las relaciones se basan en la confianza. Eso requiere mostrarle a tu pareja quién eres, pero también quién eras. No significa que debas confesar todos tus secretos en la primera cita, pero sí necesitarás abrirte si quieres una relación capaz de enfrentar los conflictos que inevitablemente llegarán.

Ocultar la verdad puede dañar una relación con la misma fuerza que una mentira. “Nunca debes mentir sobre por qué terminó tu relación anterior”, dice la terapeuta Kimberly Hershenson.

“Es importante que tu pareja sepa qué no ha funcionado para ti y si conservas las mismas conductas de entonces. Esto, por supuesto, abarca si has sido infiel”.

En la lista, Hershenson incluye asuntos de salud mental. “Saber si has tenido depresiónansiedad o abuso de sustancias le da a tu pareja información sobre problemas que podrías presentar en el futuro”, explica.

También debe saber si has estado encarcelado, en bancarrota, si no terminaste la carrera o si existe algún secreto profundo y oscuro que preferirías no compartir. Existe una gran posibilidad de que, una vez que confieses, te sientas libre y con la vulnerabilidad emocional necesaria para amar y ser amado.

Temas de dinero

“Combinar las finanzas personales requiere mucha confianza. Ocultar o mentir sobre la capacidad individual para contribuir a las finanzas mutuas puede ser una traición dolorosa”, dice Francis.

Fingir que puedes contribuir poco es tan letal como pretender ser millonario. La conversación sobre el dinero es fundamental para planear un futuro en común. La honestidad les ayudará a decidir si necesitan un acuerdo prenuncial o algún otro plan financiero.

También les permitirá sentar bases para contar con un plan a largo plazo: el cómo gastan y qué tanto ahorran será un tema constante (no en vano el dinero es una de las causas más frecuentes de las peleas entre parejas).

Pretextos y mentiras que matan relaciones

Si quieres (o no) tener hijos

Este es un tema fundamental. Necesitas confesar si quieres o no tener hijos, sobre todo si tu pareja desea lo opuesto: así podrán decidir si quieren seguir juntos.

“De vez en cuando, mentimos u ocultamos la verdad sobre nuestras metas, deseos y necesidades para ser más flexibles. Esta falta de sinceridad puede generar miedo, resentimiento y ansiedad en una relación. Cuando una persona no se siente con libertad de ser ella misma, la frustración se va acumulando con el paso del tiempo”, dice Carla Marie Manly, psicóloga.

Si has sido infiel

“Una de las peores mentiras entre parejas se relaciona con la mayor amenaza para ambos: El Otro”, dice la psicóloga Wendy Patrick.

“Ocultar que eres infiel puede matar la relación”. También pone a tu pareja en riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

“Debes ser honesto sobre cualquier situación en la que tu pareja pueda estar en peligro”. Sin embargo, hay personas que no quieren enterarse si su pareja les es infiel: es fundamental que hablen sobre el tema y definan qué quieren. Así, una vez que lleguen a un acuerdo, deben respetarlo.

Finges que estás enfermo

“Siempre hay que ser honestos sobre nuestra salud. Muchas personas fingen estar enfermas, heridas o que tienen un mal crónico: eso es sumamente cruel”, dice Francis.

“Con estas mentiras se busca que la pareja sienta culpa o compasión, y obtener cuidados y apoyo”. Francis sugiere analizar cuáles son los motivos detrás de esta conducta. “Hay que preguntarse, ‘¿por qué lo estoy haciendo? ¿Qué espero ganar? ¿Estoy siendo justo con mi pareja?’.

Si se te dificulta encontrar las respuestas o descubres que ya lo has hecho en relaciones pasadas, acepta que esta conducta puede convertirte en una persona poco confiable. La mayoría de las personas jamás mentirán si piensan que tienen otras opciones”, añade.

Pretextos y mentiras que matan relaciones

Finges que estás sano

La mentira opuesta es igual de mala. Muchas personas quieren proteger a sus seres queridos del dolor de tener que enfrentar un mal diagnóstico o del temor con respecto al futuro. Pero las relaciones sólidas se construyen sobre la confianza y el deseo de apoyarse mutuamente en cualquier situación.

Mentir sobre una enfermedad, incluso aunque sea terminal, le quita a tu pareja la posibilidad de apoyarte y cuidarte. No hacerlo, incluso aunque haya sido por desconocimiento, podría hacer que se sienta culpable.

También le ayudará a entender aquellos cambios en conducta, humor o hábitos que quizá notó pero que no podía explicarse. Estén casados o no, recuerda que el compromiso que han hecho es para seguir juntos “en la salud o en la enfermedad”.

Decir que todo está bien sin ser cierto (sobre todo en la cama)

“En una pareja, jamás hay que mentir sobre aquello que les molesta ni sobre cualquier otro tema de importancia”, recomienda la psicóloga Marni Feuerman.

“Con tacto y sensibilidad, podremos ser honestos sobre temas importantes. Evitar la comunicación sincera, incluso aunque traiga problemas, los privará de tener una relación auténtica.”

Mentir sobre lo que sientes puede abarcar desde dónde deseas cenar hasta cómo deseas vivir. En muchas relaciones es común mentir con respecto a la satisfacción sexual.

“Mentir es como una bola de nieve que crece y crece: es más fácil seguir fingiendo que decir la verdad. Algunas personas empiezan a ocultar sus emociones y a acostumbrarse a tener secretos sobre ciertos aspectos de sus vidas”, agrega.

Hablar sobre el sexo es difícil en cualquier relación, muchas veces porque no queremos que nuestra pareja se sienta mal. O tal vez ocultemos nuestros deseos más profundos para no ser rechazados. La coach Shannon Battle lo ha visto cientos de veces.

“Quizá tu vida sexual te ha frustrado o enojado. Tu pareja lo nota en tu lenguaje corporal y te pregunta si estás bien. Puedes mentir con la esperanza de que las cosas mejoren, pero eso aumentará tu insatisfacción e intensificará tus emociones. Si tu pareja lo nota y te pregunta, aprovecha para ser honesto”, recomienda.

“Acepta cómo te sientes y expresa lo que piensas. Tu pareja no puede arreglar lo que desconoce”. Algunas veces puede ser muy útil consultar a un terapeuta sexual; en otras, la pareja puede estar dispuesta a intentar algo nuevo.

No soy yo, eres tú

Tu pareja puede sentir que algo está mal y tratar de comprender lo que está pasando. Pero la falta de comunicación entre ustedes puede empujarla a espiarte, a revisar tus cuentas bancarias o a entrar en tus redes sociales con tal de descubrir lo que te ocurre.

Las mentiras, sobre todo si son a largo plazo, acaban siendo injustas para tu pareja, quien podría empezar a sentir rechazo hacia la relación.

Pero es peor tratar de convencer a tu pareja de que lo está imaginando, que eres inocente y que jamás le mentirías. Deja de hacerlo: vivir cualquier mentira es injusto y ambos merecen algo mejor. La verdad nunca es fácil, pero es necesaria.

La clave se encuentra en la comunicación y la confianza, es la base para una relación próspera.

FUENTE: Reader’s Digest