Un plato de espagueti cambiará tu forma de leer

 

Imagina que entras a un restaurante italiano y pides un riquísimo plato de espagueti, con deliciosas bolas de carne, bañados por salsa de tomate, con queso por encima. Tienen buena pinta ¿eh? 🙂

27spaghetti-superjumbo

Hay en primer lugar una cosa que seguramente no harías: pensar en el cocinero. No pensarías por qué el cocinero los cocinó exactamente así. Tampoco te preguntarías qué estaba sintiendo cuando los cocinaba, ni siquiera si estaba bien con su mujer, si estaban pasando por una mala racha.

screen-shot-2016-11-23-at-1-11-17-pm

Hay por otro lado otra cosa que jamás se te ocurriría, analizar metódicamente los espagueti. No los cogerías con tus dedos, no los levantarías en el aire y los irías midiendo uno a uno en centímetros. No contarías cuántos hay. No te pondrías a contar tampoco las bolas de carne. Y mucho menos analizarías la pasta para saber el tipo de trigo del que se compone.

screen-shot-2016-11-23-at-1-11-35-pm

Lo que harías seguramente, como yo, es comértelos. Disfrutar de ellos si están ricos, pensar que te recuerdan a los espagueti buenísimos que cocinaba tu abuela, saborear cada bocado, desear que no se acabasen.

Si te pusieran cada semana un plato de espagueti delante, te bombardearan con datos biográficos del cocinero y después no te dejaran comerlos. ¿Querrías seguir yendo a ese restaurante? Si te hicieran coger los espagueti con las manos, contarlos, medirlos uno a uno con una regla, ponerlos en una balanza y después devolverlos al plato. ¿Te los querrías comer después, una vez manoseados y fríos?

screen-shot-2016-11-23-at-1-11-45-pm

Ahora cambia el plato de espaguetis por un libro y pregúntate: ¿es normal que a muchos de mis compañeros de clase no les gustase leer?

Quizá debemos comprender de una vez que los espagueti, una vez delante de nosotros, ya no son solo del cocinero, sino también nuestros. Además de hablar del autor, de buscar metáforas y contar sílabas, hay que enseñar también a nuestros alumnos a comerse la literatura y disfrutar a su manera. Cada lectura sabe diferente, tenemos muchas mentes por saciar y grandes platos esperando.

screen-shot-2016-11-23-at-1-11-57-pm

Javier Chacón es profesor de literatura y el director de Komilibro.com, una app que te permite encontrar sugerencias de libros basados en tus emociones.

PD: este artículo es una metáfora para todos los públicos de las primeras páginas de Introducción a la Teoría Literaria de Terry Eagleton, se lo recomiendo 😉

 

Komilibro.com

10 frases de Paulo Coelho para convencer al casero de que baje el precio del alquiler




About the author

Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg