Aprender a controlar la ira no es nada sencillo para algunas personas, se ponen fuera de control en poco tiempo y después es complicado tener la paciencia necesaria.

De acuerdo con algunos expertos, afirman que la ira es la manifestación de la respuesta que emite nuestro cerebro para atacar o huir de un peligro. Pero si deseas controlarla, en este artículo encontrarás los pasos que debes seguir para conseguirlo.

Pasos que te ayudarán a controlar la ira

Pasos que te ayudarán a controlar la ira

1. Piensa antes de hablar. En el calor del momento, es fácil decir algo de lo que más tarde te arrepentirás. Tomate unos momentos para ordenar tus pensamientos.

2. Cuando ya estés calmada expresa tu enojo. Apenas empieces a pensar con claridad, expresa tu frustración de manera firme, pero sin confrontaciones. Explica cuáles son tus preocupaciones y necesidades de manera clara y directa, sin herir a los demás ni intentar controlarlos.

3. Haz ejercicio. La actividad física puede ayudarte a reducir el estrés que puede llevarte a la furia. Si sientes que vas a estalla mejor sal de donde estés y camina hasta que estés más tranquila.

4. Busca soluciones. En lugar de centrarte en lo que te enfadó, busca soluciones y recuerda que el enfado no arreglará nada y podría empeorar la situación.

5. Descansa lo suficiente. Cuando estamos agotados física o mentalmente, nuestras reacciones de ira y los impulsos agresivos son más comunes, por este motivo es necesario descansar bien, pues somos capaces de controlar la ira cuando estamos descansados, porque podemos analizar mejor las situaciones.

6. Evita situaciones que te hagan enojar. Debemos evitar encontrarnos en situaciones en que sabemos que pueden aumentar nuestra ira o llevarnos a un estado negativo.

7. Evita a personas irritantes. También es probable que conozcas ciertas personas que te irriten, como las consideradas tóxicas.

8. No guardes rencores. El perdón es algo muy poderoso. Si permites que la ira u otros sentimientos negativos desplacen a los positivos, sentirás que te hundes en una amargura, pero si perdonas a quien te hizo enfadar, quizás ambos aprendan algo de la situación.

9. Utiliza técnicas de relajación. Cuando tu carácter salga a flote, practica ejercicios de respiración profunda o repite alguna palabra o frase tranquilizante. También ayuda escuchar música o hacer yoga.

10. Busca ayuda. Busca ayuda si ante un problema tu carácter se descontrola, haces cosas de las que te arrepientas y lastimas a las personas que te rodean.

Si te gustó este artículo no dudes en dejarnos un comentario, además de compartirlo. Recuerda seguir nuestra página de Facebook para que no te pierdas todos los artículos que tenemos para ti. ¡Gracias!