Mejora tu salud olvidándote de los dispositivos por las noches

La luz que emiten celulares, tabletas o televisores altera la producción de melatonina, hormona que se produce únicamente en la noche, lo que ocasiona diversos trastornos.

Seguramente eres parte del ejército de personas que aunque están cansadas pasan largo rato por las noches consultando sus redes sociales o viendo series por la televisión. Este hábito que pareciera inocuo afecta la calidad y la cantidad de tu sueño.

Y es que la luz que emiten los smartphones o tablets altera los ritmos circadianos y acentúa la dificultad para conciliar el sueño por las noches, confirma el doctor Raúl Aguilar Roblero, del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM en el blog de Fundación UNAM.

El mal hábito de exponer tus ojos a la luz del celular antes de ir a la cama altera la producción de melatonina, hormona que se produce únicamente en la noche, cuando nos encontramos en total obscuridad.

“El tiempo, la distancia y la intensidad a la que se está expuesto también son factores importantes en la calidad y cantidad del sueño, ya que estos aparatos emiten alrededor de 100 lux y suelen usarse a una distancia de 35 a 40 cm; muy cerca de nuestros ojos,” alertó el académico.

Además, sentirse cansado, irritable y somnoliento no es compatible con los horarios laborales y escolares que demandan despertar temprano y dormir tarde, concluyó el científico.

Cómo te afecta dormir mal

Sueño y obesidad

La falta de sueño eleva el consumo de calorías.  Entre menos alimentos saludables ingieras, corres más riesgo de padecer obesidad. El organismo digiere la comida de modo diferente de acuerdo con el momento del día. En la noche, si te quedas despierto, es más probable que consumas algún alimento, lo que alterará tu metabolismo.

Insomnio y cáncer

Actualmente se sabe que el riesgo de padecer cáncer puede incrementarse si se alteran los ritmos circadianos y la persona duerme menos de ocho horas. Las personas que trabajan de noche o que revisan su celular o su tableta demasiado tiempo en horarios nocturnos deben buscar medidas para minimizar el impacto a su salud.

¡Cuídate física y mentalmente!

El agotamiento ataca la capacidad de concentración y puedes volverte más olvidadizo, además, el sueño está implicado en el proceso de consolidación de la memoria. Además, la fatiga por un descanso inadecuado altera las funciones mentales superiores como la capacidad de juicio, resolución de problemas y abstracción.

Fuente: Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.