Madres que nacieron en el lugar equivocado

Resultado de imagen para madre palestina

Hace tiempo leí en Facebook un poema que me resquebrajó el alma. Como madre ocupada y preocupada por el bienestar de sus hijos, por su salud, su alimentación, sus estudios, se me hizo patente lo privilegiada que soy.

No pude dejar de pensar en cuánto sufro cuando han estado enfermos o cuando han tenido algún problema que les ha creado cierta ansiedad. Se me hacía inimaginable el dolor de esas otras madres a las que no se les permite ejercer felizmente como tales. Esas madres coraje que a pesar de las circunstancias, sacan fuerzas de donde pueden y mantienen la calma para transmitírsela a sus niños. Esas madres que no pueden dar de comer a sus hijos, que no pueden evitarles el sonido de las bombas, los abusos, la guerra, la desesperación…

Es importante que de vez en cuando haya quien nos dé una bofetada de realidad y nos ponga delante la más cruda de las experiencias que nos rodean. El mundo es un lugar horrible para muchas personas y no sabemos cómo actuar o qué hacer para evitarlo. Intentemos en nuestro día a día, al menos, no olvidarnos de la suerte que tenemos.

 

¡ Qué suerte no ser una madre palestina,
ni una madre siria, ni una madre afgana,
ni una madre kurda,
ni una madre del cuerno de África !


Qué suerte no tener que sostener
la muerte de mi hijo en mis brazos…
ese pequeño cuerpo
que se ha muerto sin más,
de hambre, de sed,
desangrado,
atravesado, zas, por una bala!


¡ Qué suerte no tener que abrazar a mi hijo muerto
mientras mis ojos se resecan, lentamente,
de dolor, de impotencia,
de rabia contenida!


¡ Qué suerte no tener que sortear cada día
el rostro enjuto y oscuro de la Parca,
y regalarle, esconderle, ocultarle
los rostros malditos de mis hijos,
que han nacido donde nada importan,
donde nada valen, donde nada son…!
Qué suerte, me repito cada día, qué suerte,
mientras mis hijos, tranquilos, duermen su infancia merecida.

Marisa Peña.
Poema publicado en el libro colectivo “ Indignhadas “
de Unaria Ediciones

9 frases clásicas que fueron censuradas por su editor




About the author

Ana Mera

Nací en Barcelona, más concretamente en el barrio de la Barceloneta, pero por trabajo me he convertido en nómada. Estudié publicidad. Soy madre de 3 hijos, mi mejor experiencia vital. Me encanta escribir sobre lo que ocurre a mi alrededor. A mis cuarenta y muchos me considero una persona vital y sociable, con muchas ganas de que la vida me permita envejecer junto a los que quiero!!