Resultado de imagen para fire

Insólitos acercamientos a los protagonistas de la política mexicana. ¿Cuáles son sus mentiras y contradicciones?, ¿cuáles sus vicios y manías?, ¿son estables sus mentes o tienden hacia la demencia? La mirada de estos perfiles busca desnudar las intenciones, engaños y secretos de quienes nos (mal)gobiernan.

 

 

Ricardo Anaya Cortés (Querétaro; 1979)

Presidente del Partido Acción Nacional

Abogado panista. Pálida piel color rosa, cuerpo pequeño y cabello castaño muy corto. Imposible imaginarlo sin lentes, lejos de una oficina, dejándose ir, libre y sensual, en escenarios naturales. Arrastra como compromisos políticos a Dios y a la decencia. En las mochas familias adineradas del Bajío radica su blando músculo popular.

Con los pobres de Querétaro tuvo problemas. Qué pasó con los mil millones de pesos a su cargo ꟷde 2003 a 2009, como secretario particular del gobernador de Querétaro, Francisco Garrido Patrónꟷ del Programa Acción Comunitaria ꟷdestinados a comprar cemento, tinacos y varillas ꟷaún es un misterio. Cuando coordinó la bancada panista en la Cámara de Diputados (2014-2015), reunió a sus compañeros y ꟷde acuerdo con la panista María Concepción Ramírezꟷ les dijo: “yo no fui, pero nos faltan 20 millones de pesos”. ¿Corrupción, omisión o descuido?; sea como sea, el dinero que desaparece ha sido una constante en su carrera.

Hoy Ricardo Anaya coquetea con la idea de ser Presidente de México. La realidad del PAN como fuerza opositora sólida y triunfante, que gobierna simultáneamente 11 estados, es la materia prima en la construcción de su imagen, que difunde obsesivamente ꟷen radio, tele, periódicos, revistas y mundos virtualesꟷ con recursos y posibilidades ꟷque existen en los bordes de la leyꟷ a su disposición como mandamás panista.

Su imagen sigue un discurso tajante: el PRI es “ineficiente y corrupto” y Morena representa el “populismo destructor”, y él, Ricardo Anaya, Presidente del PAN (le ganó en enero de 2015 las elecciones a Javier Corral), aparece de saco sin corbata ꟷproyección de accesibilidadꟷ para venderse ꟷcon lenguaje diáfano y directo, bien construido, que arrastra la muletilla del “déjame decírtelo con toda claridad”ꟷ como un estadista brillante, sereno, honesto, moderno, y además muy joven.

Panistas alineados a otros precandidatos (Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle) se han indignado. Lo acusan de gandaya ꟷabusar de su puestoꟷ y lo acusan de irresponsable ꟷ¿cómo vas a gobernar con tu exigua experiencia política (subsecretario de planeación turística con Calderón y dos veces diputado)?ꟷ.

En el entorno de estas pugnas internas, se filtró a la prensa que su familia (esposa e hijos) vive con lujos en Atlanta. ¿Cómo se da esa vida con los 48 mil pesos mensuales que gana como presidente del PAN? Desde finales de 2016, Ricardo Anaya ha explicado de frente, con cierta desesperación, respaldado por documentos, el origen de su fortuna: que a los 19 años su abuela le heredó propiedades, que sus papás le han ayudado, que su esposa gana muy bien, que en Querétaro renta locales a varios negocios, que acaba de vender en más de 50 millones de pesos una nave comercial…

Si el primer fuego amigo ꟷfalso, venenoso, bien orquestadoꟷ logró quemarle públicamente un brazo, ¿el cuerpo del Ricardo Anaya precandidato soportará un bombardeo de sus verdaderos enemigos?

 


Alejandra Barrales Magdaleno (Ciudad de México; 1967)

Presidenta del Partido de la Revolución Democrática

Cada mañana Alejandra Barrales corre por banquetas y parques de la Benito Juárez que rodean su casa de 13.3 millones de pesos con un Mercedes en el estacionamiento. Corre por vanidad ꟷmantener su cuerpo duro y resistenteꟷ y corre por disciplina ꟷcumplir una meta diaria a pesar de cualquier circunstanciaꟷ. Y las palabras con las que asumió la dirigencia perredista (“¡que vivan las mujeres y que vivan los pobres”) es su música de marcha.

De aeromoza a millonaria presidenta del PRD… su historia política es extraordinaria. Alejandra Barrales unió las voces indignadas de las azafatas de Mexicana; las organizó con astuto protagonismo hasta con ellas formar un furioso y mediático coro. Y ahí, durante su exitosa lucha sindical ꟷser bien indemnizadas tras el cierre ilegal de una aerolíneaꟷ, comenzaron sus izquierdosos escarceos con la política.

Trabajó para Lázaro Cárdenas Batel en Michoacán (creó, en 2001, la Secretaría de Desarrollo Social) y trabajó para Marcelo Ebrard en el Distrito Federal (fue Secretaria de Turismo de 2006 a 2008, año en que dejó su cargo para ser diputada local). Sus dos antiguos jefes, acusados de corrupción, han desaparecido.

Hoy Alejandra Barrales ꟷtras ser senadora y Secretaria de Educación Pública en el gobierno de Manceraꟷ preside un partido roto y desfigurado; perdedor y violento… aunque ella está convencida de que la esencia del PRD es el sectarismo; agrupar a los distintos grupos fanáticos en torno a una izquierda progresista que les permita recuperar a la gente y las calles es ꟷpor lo menos de dientes hacia fueraꟷ el sentido de su presidencia…
Por lo pronto trabaja en construir una estrategia de emergencia que ꟷasí sea en alianza ¡con el PAN!ꟷ, les permita arrancarle cualquier tipo de hueso al mutilado cuerpo ꟷpor feminicidios, por secuestros…ꟷ del Estado de México.

Cada mañana Alejandra Barrales corre en una ciudad ꟷCdMxꟷ que su partido gobierna ininterrumpidamente desde 1997. Ser en 2018 la presidenta (¿o la candidata?) que perdió la capital es una posibilidad real que la aterra, pues ensombrecería su imagen hasta desvanecerla. Alejandra Barrales corre por salud ꟷque el corazón le aguante sobresaltosꟷ y corre por orgullo ꟷser cada vez más rápida, cada vez más vigorosaꟷ. Y cuando Alejandra Barrales se cansa de correr, viaja a Acapulco y descansa en su departamento de 8.3 millones de pesos con vista a la bahía.

 


Enrique Ochoa Reza (Morelia; 1972)

Presidente del Partido Revolucionario Institucional

De ser una eficiente abstracción se convirtió en la imagen concreta de la corrupción y la ineficiencia. Enrique Ochoa Reza solía ser ese peñista de biblioteca ꟷdoctor en Ciencia Política por la Universidad de Columbiaꟷ que construyó parte de la reforma energética y elaboró las bases legales para aprobar los juicios orales. Lo suyo era la política de laboratorio: sesuda e invisible, académica y oculta… hasta que el peñismo ꟷCasa Blanca, Ayotzinapaꟷ se pudrió hasta la agonía…

A finales de 2014 hasta los mismos priístas huían del gobierno como si fuera veneno. Peña Nieto ideó una desesperada campaña para difundir las reformas estructurales como históricos aciertos de su administración. Necesitaba gente cercana ꟷconfiable y limpia de escándalosꟷ dispuesta a dar la cara; nombró (2014) a Ochoa Reza como director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ochoa Reza lució conocedor, capaz y elocuente: Dijo que Pemex ya no era un monopolio, que los precios de la luz bajarían para las familias de bajo consumo, que trabajaría sin descanso para facilitar energía eléctrica más amigable con el medio ambiente, que él sería paladín en la lucha para limpiar el aire. Mientras tanto, en su privada vida de pequeño empresario, compró (entre 2013 y 2015) 46 coches (tsurus y tildas) para hacer dinero a través del ruidoso, insensible, caótico, motorizado y MUY contaminante negocio de poseer, en la CdMx, una flotilla de taxis…

Tras la última jornada electoral ꟷ5 de julio de 2016ꟷ, en la que el PRI perdió siete gubernaturas, Manlio Fabio Beltrones renunció como presidente del partido y Ochoa Reza lo sustituyó tras postularse como aspirante único. Como máximo dirigente priísta, se ha convertido en vocero del absurdo: Asegura que el gobierno actual es exitoso (“hay más empleo y menos delincuencia con respecto al sexenio de Calderón”), y promete ꟷcon Javier Duarte prófugo ꟷ que los gobernantes corruptos serán perseguidos y encarcelados, pero a los Moreira (principales operadores priistas en el norte) no los toca ni con el pensamiento y evita hablar sobre Eugenio Hernández y Tomás Yarrington, quienes lavaron dinero de los Zetas y el Cartel del Golfo cuando gobernaron Tamaulipas.

Hoy Ochoa Reza se vende en televisión nacional como la imagen del nuevo priísta joven que hace política sin robar, mentir, sobornar, intimidar, solapar y apropiarse ilegalmente de aerolíneas, presupuestos o tierras… Al escucharlo, entre atónito y enojado, uno se pregunta: ¿este hombre ꟷde mandíbula ancha, logros académicos internacionales, chinos grises a causa de prematuras canas y casado con Greta Rojas Sánchez, directora de negocios en Azteca Deportesꟷ es un desvergonzado cínico sin escrúpulos, su fidelidad peñista lo ha cegado hasta la locura o algo debe y sus siniestros secretos lo obligan a ser el títere que solape la corrupción y la ineficiencia?

 


Andrés Manuel López Obrador (Macuspana; 1953)

Presidente del Movimiento de Regeneración Nacional

Lo suyo es un apostolado cuya doctrina establece que la mafia del poder ha sumido a México en la miseria y la desesperanza. Él representa lo contrario: honestidad y progreso. Su discurso inmediato es maniqueo y tiene el objeto de convencer a la gente de que él es incorruptible, de que está limpio y no pertenece al grupo de los gobernantes malvados. Sobre esta realidad reducida ha caminado durante toda su vida con imaginación, coraje y persistencia. Nadie ha podido derribarlo. Es el político mexicano más famoso del siglo XXI.

Sueña con la presidencia. Estuvo muy cerca ꟷen 2006, cuando perdió ante Calderón por 243 934 votos durante una elección que generó desconfianzaꟷ. No aceptó esa derrota llena de dudas y se autoproclamó Presidente Legítimo de México en un insólito ritual en donde nombró a su gabinete, se colgó una banda presidencial de juguete y juró ante la bandera lealtad eterna a la patria…

De cara a las siguientes elecciones ꟷlas del 2012ꟷ, debía borrar cualquier vestigio de violencia o visceralidad en su imagen; su solución fue “La República Amorosa”, y él, convertido en AMLOVE, recorrió cada municipio de México con una versión más suave de su mismo mensaje en blanco y negro de gente buena y criminales. Aunque tuvo 4 millones más de votos que en 2006(18 980 050), volvió a perder por muy poco.

Andrés Manuel dejó el PRD tras los comicios. Si él acumulaba votos en pueblos del norte en donde los perredistas ni siquiera contaban con representantes de casilla, ¿qué necesidad tenía de negociar con las tribus? Fundó en 2014 su propio partido: Movimiento de Regeneración Nacional (Morena),y hoy, desde la presidencia del movimiento, aprovecha cualquier resquicio legal para ꟷcon el dinero que el INE da a los partidos políticosꟷ difundir en radio, televisión, medios impresos y plataformas virtuales lo que todo el mundo sabe: que por tercera vez consecutiva quiere ser Presidente de México.

Ahora su imagen de apóstol tiene un nuevo ingrediente: la clemencia. En su campaña hacia el 2018, Andrés Manuel dice en las entrevistas que en su corazón nunca anidó la venganza; que cuando sea Presidente no perseguirá a la mafia del poder; que los perdona; que son corruptos, pero que a él no le interesa encarcelarlos sino curar el alma de un país saqueado y roto.

Andrés Manuel sufrió un infarto a finales de 2013 en la Ciudad de México; de haberlo padecido en algún pueblo (en sus propias palabras), ahora estaría muerto. No tiene un sucesor; ha sido siempre protagonista único de su doctrina. Es muy probable que Morena llegue a 2018 como un partido sin gobernantes en los estados… si Andrés Manuel gana la presidencia, se convertiría en un mandatario viejo, sin delfines y profundamente ꟷdesde una mirada políticaꟷ solitario.

 

Sparafucile

http://gutenbergrocks.wpengine.com/nariz-ombligo-pie-apoyo/