Las personas calladas son más inteligentes