La razón por la que mordemos a nuestra pareja