La foto viral de un papá tranquilo y de un niño que grita te mostrará una lección importante sobre la crianza.

Los niños pequeños no siempre escogen los mejores momentos para tener crisis emocionales.

Pregúntale a cualquier padre.

Las tiendas de abarrotes, los centros comerciales y los restaurantes (o cualquier lugar con mucha gente alrededor) en particular parecen sacar lo peor de nuestros pequeños, provocando rabietas explosivas que pueden hacer que hasta el más estóico padre se vuelva rojo de vergüenza.

Pero, ¿por qué estar avergonzado? Los niños son solamente niños, después de todo.

El actor Justin Baldoni recientemente compartió una foto conmovedora con su propia hija y la gran lección que aprendió de su papá acerca de esos momentos.

Baldoni, más conocido por su papel en el programa “Jane the Virgin”, compartió una foto que su esposa, Emily, tomó mientras la familia estaba de compras en el local Whole Foods.

En ella, Baldoni, junto con su padre, mira a su hija, Maiya. Está llorando y llorando en el suelo. ¿Por qué? Quién sabe. Su cuerpo se retuerce en postura clásica rabieta.

Los dos hombres parecen serenos. Casi divertido, pero no de una manera burlona.

Sin duda no están avergonzados a pesar de una horda de gente alrededor de ellos en la tienda.

Cuando Baldoni publicó la foto en su Facebook, recordó la forma en que su padre solía actuar durante los propios berrinches del actor, y cómo ayudó a darle forma al hombre que es hoy.

“Mi papá siempre me dejó sentir lo que necesitaba sentir, aunque fuera en público y vergonzoso”, escribió.

El mensaje continúa:

“No recuerdo que él me dijera ‘¡Me estás avergonzando!’ o “¡No llores!” No fue hasta hace poco que me di cuenta de lo primordial que era para mi propio desarrollo emocional Nuestros niños están aprendiendo y procesando tanta información y no saben qué hacer con todos estos nuevos sentimientos que se presentan.

Deberíamos ser un poco más amables y pacientes con nosotros mismos. Si ocasionalmente nos permitiéramos lanzar berrinches y llorar cuando sentimos la necesidad de hacerlo, entonces tal vez también podríamos dejarnos sentir más alegría y felicidad. Y eso es algo que este mundo definitivamente podría usar”.

La foto de Baldoni muestra el consejo en acción.

Existe una gran presión social sobre los hombres y las mujeres para ser los padres perfectos en todo momento.

Pero ser el padre perfecto no significa que su hijo nunca se enoja o se frustra o confunde. Como escribe Baldoni, los niños pequeños realmente están empezando a aprender y explorar los límites del mundo. Naturalmente, va a haber un montón de emociones y situaciones que los niños no logran manejar de la misma manera que los adultos.

Lo importante es que no les enseñemos a ocultar esos sentimientos. Hay que aprender a trabajar nuestros sentimientos y tener mayor educación emocional.

La salud emocional de nuestros hijos, sin duda, vale más que la pena ocasionada por algunas miradas extrañas de personas que nunca volveremos a ver.

 

También te puede interesar:

http://gutenbergrocks.wpengine.com/una-psicologa-te-ensena-detener-instantaneamente-berrinche-hijo-una-pregunta/

 

Fuente: Justin Baldoni

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg