El farmacéutico Michael Witte sostiene una bandeja con una jeringa que contiene una inyección que se usará en el ensayo clínico de estudio de seguridad de la primera etapa de una vacuna potencial para COVID-19 (AP)