5 Hábitos que están dañando tu piel y no te habías dado cuenta

Hábitos que están dañando tu piel y no te habías dado cuenta

El estado de nuestra piel depende únicamente de nosotros, de tal manera que si no tienes la piel suave es porque seguramente no estás haciendo las cosas bien.

¿Sabías que existen una gran cantidad de hábitos que lo dañan sin darte cuenta?

Pues bien, este artículo tienen como finalidad darte a conocer cuales son esos hábitos que debes de corregir a la brevedad posible. ¡Atentos!

Hábitos que están dañando tu piel y no te habías dado cuenta

Hábitos que están dañando tu piel y no te habías dado cuenta

Beber poca agua

Cuando no consumimos agua suficiente afectamos muchas partes de nuestro organismo, no sólo a los riñones como muchas personas creen. Al no hidratarnos generamos que la piel pierda su elasticidad y la restauración eficiente. Por eso cuando sufrimos una cortada, rasguño, golpe o cualquier otra lesión, la regeneración se realiza de forma lenta. Recuerda que es muy importante mantenerte hidratado porque 60 % del cuerpo se compone de agua.

No usar humectantes

A muchas personas no les gusta utilizar este tipo de productos porque suelen dejar una sensación pegajosa en el cuerpo que puede resultar un poco incómodo, sobre todo en días calurosos; sin embargo, debemos considerar que su uso protege y ayuda a mantener un mejor aspecto. Existen diferentes tipos de piel, cada una presenta ciertas particularidades, y es necesario saber qué crema humectante se adecúa mejor a sus necesidades. Muchas de ellas pueden incluir protector solar, un factor importante a tomar en cuenta.

No desmaquillarte

Muchas veces hemos escuchado que antes de dormir debemos desmaquillarnos y lavar nuestro rostro para evitar la aparición prematura de arrugas. Aunque esta teoría es cierta, va más allá de la prevención del envejecimiento. Por las noches la piel aumenta su temperatura, la presión se eleva y absorbe todos los fluidos que se encuentren en ella, lo que provoca que los poros se llenen de residuos de maquillaje, partículas de polvo e incluso de sudor, causante de infecciones, manchas y acné. Por eso es muy importante que antes de acostarte te asegures de tener la cara limpia.

Dormir poco

Dormir, además de ser una necesidad básica que nos ayuda a recuperar la energía que necesitamos en nuestro día a día, permite que la piel pueda renovarse al no estar expuesta ante la luz del sol. Durante el descanso, la respiración se vuelve más lenta y la oxigenación más profunda para que nuestro cuerpo sea capaz de generar en la piel el brillo natural que debe tener. Dormir entre siete y ocho horas renueva el aspecto físico, disminuye las ojeras y mejora la apariencia del cabello.

Fumar

Fumar es un mal hábito en todo sentido, pues causa daños graves e irreversibles en los pulmones y la garganta. Por otra parte su principal componente (nicotina) provoca que la dermis no reciba la oxigenación suficiente, entonces se produce un desorden en los niveles de colágeno y elastina. El tabaquismo genera alteraciones en la piel como deshidratación, aparición de manchas amarillas en los dedos, dificultad para cicatrizar y surgimiento de arrugas.

Si te gustó este artículo te invitamos a que nos regales un Like y déjanos un comentario. No dejando a un lado el compartirlo en tu muro para que más personas puedan leerlo.

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg