5 Hábitos que convierten tu casa en un lugar tóxico

Hábitos que debes evitar para que tu casa no sea tóxica

Nuestra casa es un lugar sagrado. Muchas veces no le damos el trato que merece, le faltamos al respeto cuando debe prevalecer la calma, es donde llegas a descansar, además de pasar tiempo de calidad con tu familia.

Cada uno de nosotros tiene ciertos hábitos en nuestro hogar que lo hacen cada vez más tóxico sin que nos demos cuenta.

¿Cómo saber si nuestra casa se está volviendo tóxica?

Nosotros te diremos cuales son los hábitos que vuelven a tu casa un lugar tóxico, de esta manera evitarás hacerlos en la manera que te sea posible.

Hábitos que debes evitar para que tu casa no sea tóxica

Hábitos que debes evitar para que tu casa no sea tóxica

Gritar

Esto es algo muy común en todos las casas y las razones por las que gritan las personas suelen ser muy variadas, en ocasiones lo hacen porque no los entienden, porque se desesperan y en ocasiones porque quieres tener la razón. Lo cierto es que se te vuelve una costumbre y lo único que escondes es nada menos que violencia.

Así que cada miembro de la familia tiene prohibido gritar. Recuerda que los gritos siempre son una muestra de la incapacidad para gestionar la situación.

Hostilidad

Si al entrar a tu casa sientes como si cayera un gran peso sobre tus hombros, es probable que se deba a que se respira un ambiente de hostilidad. Esto quiere decir que el entorno solamente gira en torno a actitudes hostiles, como si aquellos que entran fueran adversarios.

Se recomienda que se centren en resolver los problemas en lugar de encontrar culpables.

Drama

Todos llegamos a pasar momentos dramáticos en nuestras vidas, pero si esto sucede en nuestra casa lo único que hará es desencadenar drama cotidiano, la desesperanza, la frustración y la depresión no tardan en asentarse.

Ante alguna adversidad te recomendamos mantener una actitud positiva, esto también contagiará a los demás y el ambiente será increíble.

Caos

Nuestro hogar es el lugar donde pasas muchas horas al día. Por eso, un espacio desorganizado y caótico puede terminar provocando ese mismo caos mental, es un espacio donde no apetece estar y que genera estrés.

Cuesta trabajo tener todo en orden pero es esencial para que nuestra casa no se vuelva tóxica.

Desvalorización

Por último tenemos la desvalorización, lo cual es no reconocer los esfuerzos de la persona, hasta minimizar continuamente sus logros o incluso pasarlos por alto.

Recuerda que cada miembro de tu familia es único y debes de darle el valor que se merece.

¡Si te gustó la publicación apóyanos con un Like y deja tu comentario!

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg