Hábitos para ser una mejor persona ¡Inclúyelos en tu vida!

Hábitos para ser una mejor persona

Todos nos describimos como las mejores personas, pero ante los ojos de los demás seguramente dicha percepción cambia.

¿Es posible ser una mejor persona? Por supuesto que sí, la magia radica en cambiar las actuaciones que perjudican y experimentar el bienestar que supone. Como dicen los ingleses: ‘finge hacerlo hasta que lo hagas’. No hay que esperar a sentirse alegre para actuar con alegría.

Descubre cuales son los hábitos que debes incluir en tu vida.

Hábitos que debes aplicar para ser una mejor persona

Hábitos para ser una mejor persona

1. Ser optimista. Mantener este enfoque resulta ventajoso cuando el objetivo es mejorar como personas, pues las situaciones adversas se enfrentan favorablemente. El pesimismo “derrumba” con facilidad a las personas y las hace indefensos.

2. Ser empático. Cultivar esta cualidad nos hace capaz de ponernos en la situación de los demás. Para el sicólogo Carl Rogers la empatía es una cualidad que no todos desarrollan pero es fundamental para crear relaciones saludables, mejorar la comunicación y ser solidario.

Entre las claves para ser más empáticos está el respeto, tolerancia, saber escuchar, así como acabar con los prejuicios. El cambio es posible cuando hay disposición de mirar no solo los intereses personales, sino armonizar con los las perspectivas de los demás.

3. Ser justos. Aunque para muchos es una acción subjetiva, actuar con justicia implica ser imparciales, basados en la razón y equidad. También es escuchar el punto de vista de los demás y comprender que son igual de importantes como el personal. Ser una mejor persona conlleva a establecer argumentos de manera racional.

4. Quejarse lo menos posible. Es un hábito muy común que generalmente es reflejo de inconformidad y frustración porque las cosas no son como uno desea. Además, es una acción que se contagia y genera tensión porque es una manera de liberarse de los pensamientos negativos y el sufrimiento que conlleva.

5. Evitar las críticas. Por lo común, las críticas son una interpretación personal que no siempre reflejan la realidad; es algo que lastima a las personas sobre quien se comenta. Hacer las críticas a un lado, es muestra de generosidad y comprensión con las personas; nos ayuda a crecer internamente.

6. Ser pacientes. Lo importante es saber conservar la calma y esperar; hacer las cosas a prisa o tomar decisiones apresuradas provoca mayor estrés. Al estar tranquilos se obtienen resultados efectivos y satisfactorios.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg