5 Excusas perfectas para rechazar a un hombre que no te gusta

Excusas perfectas para rechazar a un hombre que no te gusta

Las mujeres diariamente tienen que lidiar con una gran cantidad de hombres que suelen estar al acecho a través de las distintas redes sociales.

Muchos de ellos solo hacen comentarios, pero muchos otros más se ponen más intensos que comienzan a escribirle para invitarla a salir por un café y muchos de ellos suelen ser rechazados.

Pero nunca debes de perder la compostura, es por ello que en este artículo te daremos a conocer las excusas perfectas para que rechaces al hombre que no te gusta y nunca pierdas la categoría. ¿Están listas?

Excusas perfectas para rechazar a un hombre que no te gusta

Excusas perfectas para rechazar a un hombre que no te gusta

1. La sincera. Como la honestidad es un virtud puedes optar por ser del todo sincera con ese hombre que no te gusta y decirle “no eres lo que estoy buscando”. De esta forma se lo dejas claro y no maltratas su ego. Y si te pregunta qué es lo que buscas simplemente contesta con un movimiento de mano de consternación y date la vuelta. Funciona 100 %.

2. La antipática. Puede que prefieras no andarte por las ramas porque te has topado con un hombre impresentable. Para esos casos no hay mejor excusa que “no eres tú. Soy yo, que no aguanto a los cretinos”. Y puedes sustituir la palabra ‘cretino’ por otras más contundentes o representativas del hombre en cuestión.

3. La profesional. Una de las típicas excusas para romper también sirve para el rechazo inicial. Cuando dices “quiero concentrarme en mi profesión” pocos hombres se atreven a rebatir semejante argumento, sobre todo si no les has especificado en qué consiste tu profesión.

4. La mentirosa. Decir mentiras nunca es bueno, pero existen muchos hombres que insisten tanto que no queda más remedio que practicarla. Con un “no podemos seguir viéndonos, mi marido ha vuelto de viaje”, ese hombre desaparecerá de tu vida sin mostrar resistencia alguna. Aunque puedes inventar cualquier mentira dependiendo la situación

5. La atormentada. Aunque esta excusa tiene sus riesgos, nos gusta porque te permite ejercer tus dotes de actriz. Con el semblante serio dile “no quiero que te acerques a mí porque voy a hacerte daño”. Él va a replicar seguro, que no le importa y tal vez intente salvarte de tus infiernos. Tú mantente en tu posición folclórica y suspira como la mejor diva de la copla. Luego te vas.

¡Si te gustó la publicación apóyanos con un Like y deja tu comentario!

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg