5 Estrategias para dormirse temprano

Estrategias para dormirse temprano

En un artículo anterior dimos a conocer cuales eran las estrategias para levantarse temprano, algo que a muchas personas les cuesta mucho trabajo.

Por tal motivo lo queremos complementar con estrategias para dormirse temprano, ya que si nos dormimos tarde es lógico que no nos podremos levantar a tiempo para nuestras labores. Así que si dentro de tus logros a mejorar se encuentra el dormirse temprano, aquí te damos a conocer unas buenas estrategias.

Estrategias para dormirse temprano

Estrategias para dormirse temprano

1. Define que consideras “tarde” y “temprano”

Este concepto cambia con los años, por lo general, cuando llegas a la universidad llega a su pico. Ejemplo: para mí, dormir temprano en mis épocas universitarias era irme a la cama a la 1 de la mañana. Ahora a media noche ya no puedo aguantar mucho más. Pero en definitiva cambiar esta definición ayuda a que empieces a prepararte para dormir un poco antes. El primer paso es redefinir a qué hora te quieres dormir y apegarte a ella.

2. Deja los dispositivos electrónicos

Esto es muy instintivo, no estamos hechos para estar despiertos en la oscuridad. Pero con la electricidad y la tecnología, hemos alargado mucho las horas que permanecemos despiertos. Y en los últimos años, el problema se ha agravado un poco debido a que tenemos demasiados dispositivos a nuestro alcance. Entre la computadora, las tabletas y el celular, tenemos bastantes instrumentos que nos dan la luz que nuestro sistema necesita para mantenerse despierto un poco más. Este paso requiere de disciplina: una hora antes de la que has decidido que dormirás, deja todos tus electrónicos aparte. Apágalos, también les servirá un descanso.

3. Deja el trabajo en la oficina

Las nuevas herramientas de comunicación y el hecho de que podemos estar “disponibles las 24 horas”, afectan nuestros ciclos del sueño. Si estás pendiente todo el tiempo, sentirá que estás trabajando todo el día, lo cual no le permitirá a tu cuerpo ir bajando su energía hasta llegar al estado de relajación necesario.Tampoco podrás bajar tu energía de forma gradual. Si te parece demasiado importante seguir disponible, hazte el propósito de desconectarte dos o tres horas antes de dormir.

4. Escribe un diario de pendientes y preocupaciones

Muchas veces no es que no estés cansada, tu cuerpo se siente agotado, pero tu mente sigue muy despierta. Lo peor: te toma mucho tiempo lograr que se calme. De hecho, en algunas ocasiones nos toma toda la noche. Tómate unos minutos en la tarde o un rato antes de dormir, para escribir los pendientes del día siguiente, las cosas que tienes que recordar, los pagos por hacer, las llamadas urgentes. Para que, a la hora de dormir, tu mente se encuentre tranquila y puedas entrar al descanso más rápido.

5. Ejercítate temprano

Las personas que hacen alguna actividad física, reportan una mejor calidad de sueño que aquellos que no. Lo que es más, los que se ejercitan temprano duermen mejor que los que lo hacen por la noche. Como plus, se les hace más sencillo cambiar sus horarios de sueño y levantarse más temprano. Si haces ejercicio y lo procuras temprano, tu cuerpo estará auténticamente cansado a la hora de dormir.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg