Cada vez, las personas tenemos una mayor esperanza de vida, lo cual hace que nuestro cuerpo, a medida que vaya envejeciendo, va a ir padeciendo un deterioro progresivo.

Dependerá de nosotros mismos que dicho envejecimiento inevitable sea lo más saludable posible. Para ello, dentro de las limitaciones propias de cada persona, debemos intentar mantener unos hábitos de salud y de prácticas físicas, mentales y sociales que permitan que sigamos activos, preservando así una buena calidad de vida en todos sus ámbitos.

Ejercitar nuestro cerebro nos ayudará a fortalecer la parte mental. ¿De qué manera se puede ejercitar? Existen ejercicios especiales para conseguirlo y en este artículo encontrarás dos de ellos, no te llevará mucho tiempo, así que no dudes en realizarlos.

Ejercicios que te ayudarán a fortalecer tu mente

Ejercicios que te ayudarán a fortalecer tu mente

1. Identifica 3 cosas por las que estás agradecido

Contar las cosas positivas tiene un buen impacto para tu salud psicológica. Es superpositivo hacerlo y dejar de lado las cosas negativas o las que no tienen ningún tipo de razón de ser en tu mente en ese momento.

Existen estudios que demuestran que la gratitud incrementa la felicidad y reduce la depresión. Puede ser algo simple como el día hermoso, el almuerzo delicioso o la buena relación con tu familia. Cualquier cosa es válida para estar agradecido.

Los mismos estudios demuestran que se puede cambiar el cerebro físicamente si se hace un hábito del agradecimiento. Una buena idea es escribir en un diario una lista de cosas por las que te sientes agradecido todos los días. Haz esto por la noche y léelo a la mañana siguiente. Verás que tu pensamiento cambiará y dará un giro de 180 º.

2. Practica mindfulness o atención plena

Es difícil mantenerse fuerte cuando estás preocupado por lo que pasaste en la semana o si estás pensando que algo malo va a pasar. La intención del mindfulness es concentrarse solo en el momento y no dejar que cosas del pasado o suposiciones nos interrumpan.

Según la ciencia, practicar la atención plena tiene una gran cantidad de beneficios tanto físicos como psicológicos, entre los que figuran la disminución del estrés y un diálogo interno más calmado y comprensivo.

Toma un minuto de tu tiempo para concentrarte en lo que está sucediendo a tu alrededor y observa con todos tus sentidos lo que te circunda sin pensar en otra cosa que en lo que estás viendo en ese momento. Presta atención a cómo te sientes y haz un análisis rápido de cómo está tu cuerpo. Si practicas esto regularmente, aumentará tu capacidad de enfoque y podrás ser capaz de disfrutar cada momento.

Cualquiera de estos dos ejercicios no te tomarán mucho tiempo, así que no dudes en aplicarlos en tu vida.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!