Dichosas aquellas personas que no tienen ningún tipo de preocupación, ya que la mayoría de los seres humanos las tenemos y sacarlas de nuestra mente no es tan sencillo como lo imaginamos.

En este artículo nosotros te ayudaremos a olvidarte de tus preocupaciones, esto gracias a dos ejercicios que son pocos convencionales, los cuales no creerás en un principio que son efectivos, pero una vez que los lleves a la práctica, te sorprenderán.

Lee con atención y llévalos a cabo.

Ejercicios para olvidarte de tus preocupaciones

Ejercicios para olvidarte de tus preocupaciones

Tus ojos frente a una cámara

Sí, aunque parezca una verdadera locura y extraño, pero la verdad es que tiene mucho sentido. Una vez que veas en que consiste, te vas a sorprender.

  • Cuando te sientas agotado por el arrastre implacable de tus pensamientos, deberás hacer  lo siguiente: ve por tu teléfono celular y abre la cámara frontal, justo como lo haces cuando te vas a tomar una selfie y quédate mirando la pantalla. La atención debe centrarse en tus ojos.
  • ¿Qué sucederá? Cuando haces eso entrarás en un modo sensacional de tomar conciencia del propio yo. Al mirarnos cara a cara y sumergirnos en nuestros ojos, algo ocurre en nuestro interior. Algo nos obliga a parar, a detener la hiperactividad de la mente y centrarnos en el aquí y ahora
  • Por último, sintoniza con tus necesidades mientras te miras a los ojos, reflexiona sobre esa persona que tienes ante ti. Relájate y deja que el mundo se detenga para abrazar a ese ser a menudo descuidado: tú mismo.

Elige un sonido

Otra buena manera de deshacernos de todas las preocupaciones es elegir un sonido, debemos concentrarnos en uno solo y esto hará que nos envuelvan para poder olvidarnos de todo.

  • Imagina que estás en el trabajo. Estás rodeado de ruido, de conversaciones, de sillas que se arrastran, de golpes, de ordenadores, de coches que van y vienen en su incesante devenir sobre el asfalto, de compañeros que hablan de ciertos rumores.
  • Ahora bien, de entre todo ese mar de ruidos, quédate con uno solo. Puede que delante de tu ventana haya un árbol donde acuden los pájaros. Elige ese sonido, quédate con esos pájaros y deja que el resto de estímulos se desvanezcan durante unos minutos. Poco a poco, tu mente se calmará porque solo tiene una obligación: atender el canto de esos animales.

Esperemos que estos ejercicios te ayuden a olvidarte de tus preocupaciones. ¡Si te gustó la publicación apóyanos con un Like y deja tu comentario!

El secreto para quitarte esos kilitos sin salir de casa ni matarte de hambre...