Ejercicios de respiración para relajar tu mente

Ejercicios de respiración para relajar tu mente

Cuando hablamos de ejercicio pensamos que solo se requiere a lo físico, pero también existen ejercicios que nos ayudan a respirar de una mejor manera.

La mayoría de nosotros normalmente no respiramos de forma adecuada (y sería muy beneficioso que lo hiciéramos). Al inhalar, debes enviar el aire hacia el diafragma, es decir, hacia la parte alta del abdomen (en lugar de dirigirlo a la parte alta del pecho). El abdomen debe expandirse cuando inhalas y comprimirse cuando exhalas.

Suena complicado, pero en este artículo te daremos a conocer dos tipos de ejercicios con los que lograrás respirar de la mejor manera.

Ejercicios de respiración para relajar tu mente

Ejercicios de respiración para relajar tu mente

Respiración completa

Este ejercicio de respiración es útil como introducción a otros, ya que permite que tu cuerpo se oxigene adecuadamente. Repítelo tres veces seguidas como máximo.

  1. Descansa la palma de una de tus manos sobre el diafragma (parte alta del abdomen) y otra sobre el pecho.
  2. Imagina que tu pecho se divide en tres partes: una más baja, el diafragma, donde está una de tus manos, otra media, donde se ubica la otra, y una más alta, que es la zona de la clavícula.
  3. Inhala lentamente, tratando de dirigir el flujo de aire hacia la parte baja primero, después hacia el medio, y por último hacia la parte alta, como si estuvieras llenando un vaso.
  4. Al exhalar, intenta comprimir primero la parte de la clavícula, luego la parte media, para después comprimir el diafragma (el vaso se vacía de arriba hacia abajo). Intenta liberar todo el aire que puedas, pero no te fuerces. Haz que la exhalación dure más que la inhalación.

Respiración cuadrada

Originariamente Samavritti, «control de los pensamientos». Puedes practicarla en situaciones en las que te estás preocupando demasiado, o cuando tus pensamientos no te dejan dormir. Deberás retener la respiración al inhalar y al exhalar.

  1. Cuenta hasta cuatro mientras inhalas por ambas narinas.
  2. Retén el aire en otros cuatro tiempos.
  3. Exhalando, cuenta hasta cuatro.
  4. Después de exhalar, no vuelvas a inhalar hasta haber contado hasta cuatro.
  5. Vuelve a inhalar y repite el proceso.

La idea es que todas las partes de la respiración sean iguales, por eso se llama respiración cuadrada.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!

By Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg