Nuestras emociones tienen una enorme cantidad de poder sobre nuestras elecciones y acciones, y podemos convertirnos en maestros o esclavos de ellas.

Cuando eres esclavo de tus emociones, pueden motivarte a hacer cosas que son realmente negativas y destructivas. Por ejemplo, sentirse enojado en una discusión acalorada y luego tomar represalias con insultos o agresiones.

Y cuando eres un maestro de tus emociones, pueden motivarte a hacer cosas que son realmente positivas y constructivas. Por ejemplo, sentirse inspirado por alguien y luego usarlo como combustible para hacer algo creativo, como escribir, pintar o hacer música.

Contesta a estas preguntas y averigua que tan bien estas parado frente a tus emociones:

http://gutenbergrocks.wpengine.com/estas-10-preguntas-revelaran-verdadera-esencia/