Las jornadas laborales hoy en día suelen ser muy pesadas para muchas personas y esto se ve reflejado en el dolor de espalda que se sufre.

Uno de los principales factores es el sedentarismo, ya que pasan muchas horas sentados en un escritorio sin tener ningún tipo de movilidad. Así que si deseas evitar el dolor de espalda durante tu trabajo, lleva a cabo los consejos que te damos a conocer en este artículo. ¡Es por tu salud!

Consejos para evitar el dolor de espalda en el trabajo

Consejos para evitar el dolor de espalda en el trabajo

1. Realizar diariamente estiramientos musculares y movilización articular durante aproximadamente 15 minutos al día para así mantener la espalda trabajada y protegida.

2. Realizar actividad física de forma regular, ya que la vida sedentaria no solo es un factor de riesgo en la aparición del dolor de espalda sino que es responsable de la perpetuación y cronificación del problema. Se recomienda realizar por lo menos 3 sesiones de ejercicio a la semana y, si esta opción no es posible, caminar como mínimo 45 minutos a buen ritmo al día.

3. Prestar atención a la alimentación siguiendo unos hábitos alimenticios saludables. Restringir las grasas saturadas optando por grasas saludables como los Omega-3 presentes en pescados azules. Es importante comer proporciones adecuadas de hidratos de carbono y elegir los que provengan de hidratos complejos (pastas, legumbres integrales), consumir frutas y verduras todos los días ya que ayudan a limpiar el organismo y disminuyen la aparición y perpetuación del dolor crónico. Además no hay que olvidar mantener un nivel de hidratación correcto intentando llegar al menos a dos litros de agua diarios.

4. Adoptar buenos hábitos posturales en los momentos de relajación. Lo ideal es mantener la espalda recta y completamente apoyada en el respaldo con los hombros relajados y las rodillas alineadas en altura con la cadera o un poco por debajo de ésta.

5. Acostumbrarse a dormir en posiciones correctas, pues una mala postura influye aumentando el dolor y puede llegar a generar tendinitis en hombros o sensaciones tan molestas como la torticolis. La posición más recomendada a la hora de dormir es de lado apoyándose sobre el costado izquierdo del cuerpo (nos ayuda a prevenir el reflujo por el ángulo de posición del estómago), siempre y cuando coloquemos los brazos con flexión de 90 grados de hombros para que queden libres y no carguemos todo el peso sobre ellos. Además la almohada deberá ser consistente para mantener el cuello alineado con el resto de la espalda.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!