Cómo aprender rápido un idioma extranjero si tienes más de 30 años

screen-shot-2017-01-06-at-5-24-15-pm

Se cree que si no has aprendido un idioma en la infancia, seguir intentándolo en la edad adulta es inútil. Pero no se trata de la edad ni del talento innato, el método de aprendizaje es muy importante.

Genial.guru publica la experiencia personal del columnista estadounidense David Bailey que a él le resultó eficiente. Tal vez te dé algunas ideas para aprender ese idioma extranjero que tanto te gusta.

Aprendí varios idiomas extranjeros siendo ya un adulto. Logré empezar a hablar francés básico al cabo de tan solo 17 días de haber empezado a aprenderlo. Inventé mi propia técnica para ello. Cabe destacar que ya sabía hablar español, así que el francés no era mi primer idioma extranjero.

El verano de 2005 pasé mis vacaciones en la casa de una amiga que vivía en un pueblo de Borgoña. Por supuesto, nadie hablaba inglés ahí. Y mi amiga, sabiendo lo mucho que quería dominar el idioma francés, se negó a hablar inglés conmigo.

Por eso inventé un sistema de ejercicios que empecé a practicar a diario.

Por la mañana me levantaba y empezaba a escribir verbos regulares e irregulares. Le dedicaba alrededor de dos horas a esta tarea. En dos semanas llené un cuaderno grande. Hasta la fecha opino que escribir el material es la mejor manera de recordarlo. 

Mientras escribía, escuchaba audio lecciones de francés. En ese CD el profesor les impartía clases a los estudiantes anglohablantes. Prestaba atención a sus errores y a las correciones que les hacía el maestro y, como consecuencia, casi no cometía ese tipo de errores. En dos semanas escuché el curso para principiantes dos veces.

También corría a diario y a la hora de trotar escuchaba música popular francesa. La música es una excelente opción para captar las entonaciones de cualquier idioma y entrenar tu pronunciación cantando tus canciones favoritas.

Siempre comía con mi amiga y sus amigos. Como jamás disminuían la velocidad de su habla para mí, mis comidas pasaban bajo el lema: “¡Aprende o quédate con hambre!”.

Después de comer, me esmeraba en leer el libro “Charlie y la fábrica de chocolate” en francés. Leer libros infantiles es otro componente excelente para aprender un nuevo idioma rápidamente. En primer lugar, tiene vocabulario sencillo; en segundo lugar, una historia infantil que ya conoces te ayudará a adivinar el significado de palabras desconocidas; y en tercer lugar, quién sabe por qué pero los cuentos infantiles en un idioma extranjero parecen más divertidos e interesantes.

Cada día le dedicaba al menos una hora a escribir un cuento acerca de mí, que era revisado y corregido por mi amiga. Cuando conoces a personas nuevas, siempre te preguntan las mismas cosas: “¿De dónde eres?”, “¿A qué te dedicas?”, “¿Te gusta Francia?”. Al preparar y aprender las respuestas con anticipación, practicas el vocabulario y te sientes más seguro en una conversación.

Otro truco bueno que utilicé fueron las palabras coloquiales o “palabras parásitos“. La gente siempre las usa en su habla (“pues”, “o sea”, “bueno”, “es decir”, etc.). No aportan mucho sentido semántico pero también aumentan tu confianza a la hora de hablar.

Luego de 17 días fui a París. El primer día vi a una chica tan linda en una cafetería que decidí hablarle. Al cabo de algunos minutos me preguntó cuánto tiempo había vivido en Francia. Cuando le dije que solo había estado aprendiendo el idioma durante 17 días, reaccionó extremadamente sorprendida y aceptó que podía jurar que yo había vivido allí al menos un año.

Autor: David Bailey
Traducción y adaptación: Genial.guru

7 Errores en la crianza que impiden a los niños llegar a ser exitosos




About the author

Tío Gutenberg

Desde que inventé la imprenta no he parado de publicar mis pensamientos y la de mis amigos escritores en http://facebook.com/LibreroGutenberg