Cada persona tiene un hábito completamente diferente a la hora de ir a la cama, pero tengamos en mente que descansar es la prioridad que necesita nuestro cuerpo en ese momento.

Lamentablemente hay quienes tienen unos hábitos que piensan que son inocentes, pero que al final terminan afectando el rendimiento del día siguiente. ¿Quieres saber que tipos de hábitos son? Pues bien, aquí te daremos a conocer los que te están afectando para que lo dejes de hacerlos.

Hábitos nocturnos que te afectan tu rendimiento

Hábitos nocturnos que te afectan tu rendimiento

Resuelves problemas de pareja

Hay un adagio que dice «nunca te vayas a la cama enojado». Esto puede parecer una buena idea, siempre y cuando las peleas no se alarguen durante horas en la noche. Mantener una discusión en la cama puede reducir el tiempo de sueño. De acuerdo con Sara Stanizai, terapeuta de California, «no resolverás nada si estás agotado y activado por la ira, el estrés y con los sentimientos heridos». Lo mejor que puedes hacer es calmarte, descansar y tener la discusión al día siguiente de una manera más tranquila y sensata.

No tienes una rutina nocturna del cuidado de la piel

Acostarnos sin lavarnos el rostro puede ser la puerta abierta a las arrugas y la piel reseca. Aun cuando no uses maquillaje, es importante limpiar tu cara del sudor y el polvillo que se acumula durante todo el día. Reserva tan solo 10 minutos antes de irte a dormir para lavar tu rostro y despertar radiante al día siguiente.

Haces ejercicio antes de dormir

No es recomendable realizar ejercicios justo antes de dormir. Al respecto, Leslie Fischer, fundadora de Sustainable Slumber, afirma que «hacer ejercicio demasiado tarde puede obstaculizar el sueño». Esto sucede porque se interrumpe el ritmo circadiano, lo que repercute directamente sobre el reloj biológico.

Revisas tus redes sociales

Controlar lo que pasa en las redes sociales antes de ir a dormir puede traerte más de un problema para conseguir un sueño reparador. Según Beatrice Tauber Prior, psicóloga clínica, «las investigaciones han demostrado que las personas experimentan cambios hormonales en el cerebro cuando miran las redes sociales». Lo que ocurre es que el cerebro le indica a la glándula suprarrenal que secrete cortisol y adrenalina, un indicador de estrés. Lo mismo ocurre si chequeas tu celular, juegas a algún juego o inclusive si miras una serie usando una aplicación.

Así que deja a un lado estos hábitos nocturnos a la brevedad posible.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!