15 Consejos para mejorar tus relaciones sociales

Te comparto estos consejos que se han recolectado a través de la experiencia de personas como tú y yo.

Muchos surgen de las vivencias y su único propósito es ayudar a que los demás mejoren sus relaciones personales, ya sea con amigos, familia y pareja.

1. Salva de la vergüenza a las personas con la regla de los 10 segundos

Aprendí esto al azar de un cliente en una sesión de fotos cuando le pedí que se arreglara el cabello, disculpándome de antemano, porque nunca quiero incomodar ya que, si se sienten mal, se nota y algunas personas son sensibles de formas inesperadas.

Ella respondió “Oh, no te disculpes” y me dio este consejo:

Si sientes la necesidad de comentar sobre alguien, pregúntate si puede abordarse en 10 segundos o menos. Si es así, les estás ahorrando la vergüenza más tarde. Si no es así, todavía les estás ahorrando la vergüenza al NO mencionarlo.

Por ejemplo: estás en una cena de negocios. “Tienes algo en los dientes” es algo que la gente agradece saber ahora. No quieren que el próximo contacto en el evento lo vea. Pero digamos que usaron un atuendo demasiado informal para este evento formal, no querrás señalarlo, ya que de todos modos está atrapado con él.

Pensé que era una forma genial y sencilla de enseñar la empatía cubriendo varias bases a la vez, incluidas las cosas obviamente groseras como el peso, la altura, etc.

2. Si conoces a alguien que necesita informar malas noticias pero importantes, ofrécete a correr la voz en su nombre.

Mi mamá fue internada recientemente con una enfermedad term¡nal, logré llamar a tres personas antes de que no pudiera soportarlo más. Mi mejor amigo se acercó y se ofreció a hacer llamadas a las personas restantes, y eso fue un regalo del cielo.

La gente siempre está ansiosa por ayudar, usa a las buenas personas que lo rodean si se ofrecen.

3. Si tienes alguna información que deseas que se mantenga privada, no se la digas a nadie.

No importa lo cercanos que sean. ¿Por qué? Porque literalmente les estás pidiendo que sigan una regla que tú mismo no seguiste.

4. Si alguien te aconseja que mientas, especialmente en una situación no crítica, piénsalo antes de hacerlo. Es difícil recuperar la credibilidad si te atrapan.

Ser un mentiroso habitual es malo. Al mentir innecesariamente cuando la verdad hubiera sido lo mejor, perderás la confianza de tus amigos y familia.

No empieces ese camino a menos que estés de acuerdo con ser malvado… Desarrolla integridad y no mientas por razones convenientes y egoístas.

5. Cuando le digas a alguien que necesitas hablar con ella más adelante, hazle saber cuál es el tema. Le ahorras a esa persona mucha ansiedad.

Para mí, personalmente, ya tengo muchas cosas sucediendo en un momento dado y lucho con la ansiedad. En lugar de decir “oye, tenemos que hablar” y negarte a dar contexto, di “oye, cuando tengas la oportunidad, me gustaría hablar contigo sobre X” o “oye, más tarde, tengo un par de preguntas sobre Y”.

Si la gente me hiciera saber lo que se debe discutir, tendría una mejor oportunidad de tener una discusión inteligente en lugar de entrar en la situación que ya está al borde.

6. Pide disculpas a tus hijos cuando sea necesario. Admitir cuando estás equivocado es lo que les enseña a tener integridad.

Hay muchos padres con esta filosofía de “Lo que digo vale, yo soy el jefe, todos se inclinan ante mí, no puedo hacer nada malo”.

Los niños aprenden con el ejemplo y captan muchos matices, minucias y verdades no dichas.

No los estás engañando para que piensen que eres perfecto negándote a admitir errores; les estás enseñando que disculparse es vergonzoso y debe evitarse a toda costa. No se puede tratar a un niño de una manera y luego esperar que se comporte de la manera opuesta.

7. Si alguien te hace una pregunta al azar de la nada, probablemente querrá que se la regreses.

Es una buena manera de crear rapport, es decir, crear una conexión de empatía con otra persona, para que se comunique con mayor confianza.

8. Cuando no tengas todos los hechos, intenta darle a la gente la razón más generosa para su comportamiento.

¿Un conductor muy lento? Tal vez tenga a alguien con un pastel de cumpleaños.

Esta mentalidad hará gradualmente que seas menos reactivo, más compasivo y te sea más fácil superar los días malos.

9. Nunca felicites a alguien por perder peso a menos que sepas que es intencional.

Una vez le dije a un compañero de trabajo que se veía genial después de perder un poco de peso. Después se veía triste. No entendí por qué. Más tarde supe que tenía un cánc3r t3rminal. Ahora nunca comento sobre el peso de nadie.

Comienza con un: “¡Qué bueno verte! ¿Qué has estado haciendo?” Las personas suelen responder con una respuesta que te permite saber si han cambiado su estilo de vida. Entonces puedes decir “¡Sí! Te ves increíble”.

10. Los niños pueden entender mucho más de lo que creemos.

Habla con ellos temas extensos y significativos en un lenguaje sencillo y cotidiano. Tendrán muchas preguntas, así que siempre trata de responderlas lo mejor que puedas. Déjelos aprender cosas nuevas y ampliar su vocabulario, les hará sentir especiales.

11. Si amigos o familiares piden un préstamo, considéralo regalado.

Si es absolutamente necesario que lo regresen pronto, significa que no puedes permitirte el lujo de prestarlo. Tener expectativas serias de que lo paguen probablemente podría dañar su relación. Si te lo devuelven, genial. Si no, solo les diste un regalo.

12. Si no has visto o no te has comunicado con alguien durante más de un par de años, no asumas que aún le conoces.

La vida es una montaña rusa con muchos giros y vueltas. Al igual que tú, aunque muchos no se dan cuenta, la gente cambia. Los intereses, las actividades, los grupos de amigos, el estado de salud, los acontecimientos de la vida crean cambios en todos nosotros.

No estoy diciendo que los trates como a un extraño. Solo haz tu interacción más sobre la reconexión en lugar de centrarse en revivir una versión nostálgica de su relación anterior.

Ejemplo: bodas y reuniones familiares. No asumas que porque al primo Billy le gustaba coleccionar insectos cuando tenía 12 años, los insectos son una gran parte de su mundo de 22 años.

13. La mayoría de tus amigos serán temporales y está bien.

No todas las amistades tienen que ser “Te amaré por siempre”. Algunos de ellos solo duran unos meses y esa es la pura realidad.

14. Entrénate para dejar de apretar la mandíbula sujetando la punta de la lengua entre los molares posteriores.

Solo un consejo de mi dentista que encontré realmente útil. Cada vez que lo recuerdes, sostén la punta de la lengua entre los molares posteriores. Con el tiempo, te entrenarás para mantener inconscientemente la mandíbula suelta. Me tomó alrededor de 4 o 5 meses de hacer esto varias veces al día, pero eventualmente dejé de apretar y rechinar los dientes mientras estaba despierto y reduje significativamente cuánto rechinaba por la noche. También tengo muchas menos migrañas tensionales. 

15. Admitir que estás equivocado puede ser mejor que disculparse.

A menudo, cuando las personas se disculpan, agregan un “pero” en el que se quitan la culpa y suenan como víctimas.

“Lamento haber olvidado llamarte para tu cumpleaños, pero mi jefe me envió un informe de último minuto”

“Lamento haber llegado tarde al trabajo, pero el tren / autobús / tráfico”. “Lamento haberme quedado fuera hasta tarde y no haber llamado, pero mi teléfono murió / no tenía energía “

En estos ejemplos, no está admitiendo la equivocación. Culpas a las circunstancias que escapan a tu control.

En cambio, solo di “Me equivoqué al olvidar llamarte para tu cumpleaños.”

“Me equivoqué al llegar tarde”.

“Estuvo mal por mi parte no llamar cuando iba a salir tarde”.

¿Te gustaron? ¿Los llevarías a cabo? Déjanos tu comentario y ayúdanos a seguir adelante compartiendo este contenido.