10 formas sencillas de olvidar menos y recordar más

Aunque no seas un genio de la memoria, estos hábitos y estrategias de sentido común te pueden ayudar a olvidar menos y a entrenar a tu cerebro.

Es posible mejorar tu memoria

Probablemente conozcas a alguien que parece no olvidar nada, nombres, fechas, cosas que pasaron hace años. ¿Cómo le hacen estas personas? Si, puedes entrenar a tu cerebro para tener memoria superhumana.

Los trucos nemónicos pueden ser de gran ayuda, pero buenos hábitos son tan importantes como las estrategias para procesar información nueva y poder mejorar el funcionamiento de la memoria. No hablamos de memorización si no de cómo la información se “pega” a tu cerebro para usarla después.

“Memorizar cosas no debe ser la meta”, dice Jennifer Zients. “Usar tus memoria, combinado con recuerdos y otros conocimientos para formar ideas nuevas y tomar decisiones es la manera mas saludable de utilizar tu cerebro, mejorar tu vida y no preocuparse por recordar cosas”.

Establece rutinas

Libera tu cerebro para recordar información nueva e importante, no gastes energía intentado recordar en donde dejaste las llaves, es muy fácil encontrar las cosas si las dejas en el mismo lugar.

Tener una rutina puede ser muy benéfico para la memoria”, dice Zientz. “Las rutinas nos ayudan a actuar eficientemente, así no tenemos que gastar mucha energía de nuestro cerebro en cosas predecibles del día a día. Realizar con eficiencia nuestras tareas diarias nos libera tiempo y poder mental para hacer otras cosas significativas de nuestras vidas”.

Usa tus sentidos

Si tienes que poner algo en un lugar nuevo, di lo que estás haciendo en voz alta, “estoy dejando mis gafas en la mesa cercana a la puerta”. O cuando conozcas a alguien nuevo repite su nombre en voz alta. Este es uno de los mejores ejercicios para mantener tu cerebro listo.

“La mayoría de nosotros aprende mejor cuando puedes llevar la información a través de más de un sentido por que lo pone en un contexto mayor”, dice Zientz. Mientras que escuchar registra la información, investigar te ayuda a enfocarte en ella incrementando las posibilidades de recordarlos más tarde.

No hagas muchas cosas a la vez

No es sorprendente que no podamos recordar cosas cuando nuestra atención esta dividida. “Hoy, tenemos acceso a una cantidad de información sin precedentes”, dice Sandra Bond Chapman.

“Puede parecer intuitivo ir mas despacio, pero las investigaciones han demostrado que mientras más consuman las personas, su pensamiento se vuelve más superficial. Pensar en menos cosas te hace entenderlas mejor, desarrollar conocimiento y generar conexiones cerebrales”.

Filtrar las distracciones mejora la concentración lo que lleva a una mejor memoria. “Lo primero que tenemos que hacer es dejar nuestro celulares a un lado y dejar de hacer todo a la vez”.

Medita

Una manera de enfocar tu atención para mejorar tu memoria es empezar a meditar. Chapman dice que el primer paso para ayudar a tu cerebro es prepararlo, ayudándolo a calmarse, las investigaciones han demostrado que la meditación te ayuda a concentrarte, evitar distracciones, ansiedad y pensamientos estresantes, lo que te ayuda a enfocarte.

Un estudio demostró que los estudiantes que tomaron una clase de mindfulness y meditaron por diez minutos diarios tuvieron mejores resultados en su examen de ingreso a posgrado de los que no. También se ha demostrado que la meditación te ayuda a cambiar la estructura de tu cerebro engrosando las áreas asociadas con la atención.

Organiza información

Libera tu memoria utilizando herramientas externas para organizar información. Pon recordatorios de lo que tienes que hacer cada día en el calendario de tu teléfono. Mejor aún, estudios han demostrado que con el solo hecho de escribir la información puede reforzarse en tu memoria.

Así que deja post its en cada cuarto y deja recordatorios escritos en donde los veas, escribe una lista antes de ir al súper para que no olvides nada. Haz tus notas cuando tienes la información fresca en la mente, planear con anticipación ayuda a tu memoria a realizar mejor ciertas actividades en lugar de pensar que necesitas hacer después.

Sal a la naturaleza

Esta simple actividad puede mejorar tu memoria en un 20%. Similar a meditar, caminar en la naturaleza te ayuda a calmar la ansiedad y distrae pensamientos que interrumpen tu memoria, al mismo tiempo le da un descanso al cerebro de hacer multi tareas y mejora su desempeño para después.

En un estudio, los participantes que caminaron en la naturaleza hicieron mejor sus pruebas de memoria que los que caminaron en un ambiente urbano. “La naturaleza, aunque sea un vistazo, ayuda al cerebro a calmarse y a reiniciarse”, dice Chapman.

Duerme

Las investigaciones indican que las personas que duermen 7 horas tiene mejor memoria que quienes duermen menos de 5 o mas de 9. Este es el tiempo ideal para que tu cerebro haga los cambios químicos necesarios para integrar las memorias y habilidades de largo plazo.

Dormir, fortalece las conexiones entre las células cerebrales y las diferentes regiones del cerebro, además de llevar la información a las áreas más adecuadas para su almacenamiento”, dice el experto Richar Shane. “Soñar y organizar información, hacer conexiones y hasta resolver problemas. Todo esto fortaleces la memoria y mejora los recuerdos”.

Toma una siesta

No es solo la hora de dormir lo que ayuda a solidificar la memoria, hay investigaciones que recomiendan tomar una siesta al día.

“En un estudio se le dieron palabras sin relación a los participantes para que las recordaran, y después un grupo tomo una siesta y el otro miro videos”, dice Shane. “El grupo que tomo la siesta tuvo un 5% de mejora en memoria asociativa (la habilidad de recordar cosas que no están relacionadas entre si), comparado con el grupo que vio videos”.

Ejercicio

Lo físico y mental están conectados profundamente, así que el ejercicio mantiene el cerebro agudo evitando a los chupadores de memoria como la presión alta y diabetes.

“El movimiento mejora la circulación, llevando sangre, oxigeno y nutrientes al cerebro lo que puede llevarlo a su mejor funcionamiento”, dice Erin Palinski-Wade experta en nutrición.

“En estudios realizados se ha encontrado una mejora en el aprendizaje, memoria y concentración directamente después de realizar ejercicios aeróbicos, así que tomar descansos durante tu día de trabajo para hacer un poco de movimiento puede ser benéfico par tu mente y cuerpo”.

Tomado de thehealthy.com 15 Everyday Habits of People with an Impressive Memory