Una nueva mudanza y yo… con estos pelos

Resultado de imagen para hair gone wrong

Los cambios siempre desestabilizan y una mudanza todavía más, si cabe.
Lo mejor de mudarte es que te conviertes en una persona muy práctica. En cada mudanza te deshaces de más trastos acumulados. Siempre te queda la excusa, cuando tu marido o tu hijo te pregunten, que se perdió en el camión.
Datos a tener en cuenta…

1. La constancia, ¿qué es?


Cuando cambias cada tres años tu lugar de residencia dejas de echar raíces. Tu estancia va a tener fecha de caducidad y vives el día a día. Haces nuevos amigos y conoces a personas maravillosas a las que un día dejarás de ver. Por eso los disfrutas mucho más. Nunca te cansas de la rutina y dejas de considerar que la constancia es la mayor de las virtudes. Nada dura para siempre.

2. El agobio, inevitable…


Ante todo, con la mudanza vas a agobiarte, y mucho. Es absurdo que te digan que no te preocupes. Avisas a tu casero, porque claro, vives de alquiler. Y suerte de que existe internet. Cuando ya sabes el nuevo destino entras en todos los portales inmobiliarios y buscas piso. No puedes ser muy exigente, recuerda que no tienes mucho tiempo.

3. “Mamá, soy otra vez el nuevo”.

Resultado de imagen para first day class
Si tienes niños, importantísimo buscar colegios. Antes tendrás que empadronarte. Ármate de paciencia y ve al ayuntamiento. Seguro que te faltará algún papel y tendrás que volver más de una vez. Con el certificado de empadronamiento acude a Educación. Con suerte, en menos de una semana pueden estar de nuevo escolarizados.Y llega el primer día de “cole”. Cómo se te encoge el estómago cuando llegas a la puerta y todos os miran y tienes que dejar allí a tus niños. No conocen a nadie, durante días van a ser los “nuevos” y sólo esperas que sus compañeros sean acogedores y que se puedan adaptar lo antes posible. Sabes que no es fácil para ellos pero se han acostumbrado y lo llevan con una madurez admirable. Es cuestión de que entiendan que el trabajo es importante y a veces requiere sacrificios. Intentar que esos sacrificios entre todos los convirtamos en nuevas oportunidades.

4. La Burocracia continúa

Resultado de imagen para burocracia
Después avisa a todos los organismos oficiales de tu cambio de domicilio. Acude a un centro médico y solicita el cambio de centro.

 

Y camina, camina mucho. Callejea y observa. Fíjate dónde hay un supermercado, una panadería, una biblioteca pública… Y piérdete, estás en todo tu derecho y es la mejor forma de conocer cada lugar.

Imagen relacionada

Después de un mes ya estás hecho a tu nuevo hogar, a tu nueva ciudad, a sus calles y a sus gentes. Y empiezas a descubrir todo lo bueno que puedes aprender. Cada traslado es una experiencia impagable. Sabes que después de un tiempo te entrará el gusanillo y te apetecerá un nuevo cambio, pero que también conllevará un momento duro, el de las despedidas.
Como en todo, tu actitud es lo más importante. Siempre humilde, siempre atento, siempre poniendo el acento en lo bueno. Ponle corazón y seguro que todo saldrá bien, sinó al menos lo habrás intentado.




Toma control de tu vida
Deja de trabajar esas 80 horas. Conoce a tu familia y amigos de nuevo. Recupera ese tiempo libre.
Consigue nuestro bestseller aquí



About the author

Ana Mera

Nací en Barcelona, más concretamente en el barrio de la Barceloneta, pero por trabajo me he convertido en nómada. Estudié publicidad. Soy madre de 3 hijos, mi mejor experiencia vital. Me encanta escribir sobre lo que ocurre a mi alrededor. A mis cuarenta y muchos me considero una persona vital y sociable, con muchas ganas de que la vida me permita envejecer junto a los que quiero!!