Todos los libros, ya sean de ficción, de física o de anatomía, merecen la atención de un editor, en sus diferentes etapas. Un editor que descubra el manuscrito, otro que lo convierta en publicable y otro que lo saque a la luz. Descubre, de acuerdo a tus habilidades y tus preferencias qué tipo de “editor” eres.