¿Tú también eres lector? Entra a nuestra red social de lectores »

Me comí mi niñez sin apenas darme cuenta…

Fui una niña muy tímida y llena de inseguridades. Viví hasta los 26 años en el mismo barrio marinero en el que nací, La Barceloneta. Un lugar situado en Barcelona pero que durante mucho tiempo, en la época pre-olímpica, parecía no formar parte de la gran ciudad.

Eran muchos los que nos denostaban pero a nosotros no nos importaba, sabíamos perfectamente quiénes éramos y la gran suerte que teníamos de vivir tan próximos al mar. Sé que al ser un barrio cercano al puerto estuvo muy castigado por muchos males de cada época: extraperlo primero, drogas, delincuencia… Pero para los que vivíamos allí era mucho más. Nuestras calles, donde la ropa tendida se secaba al sol y al salitre de la mar, eran nuestra casa. Jugábamos en ellas y nos relacionábamos. No hay viaje o lugar al que acuda en el que no me encuentre con alguien de mi barrio. Y no porque viajemos más sino que nos conocemos más. Cuando mi padre vino a verme a mi nuevo barrio, ya casada, le sorprendió que al no saber mi piso y llamar a otro vecino …. NO ME CONOCIERA. Cuántas veces se preguntó cómo podía ser – ¿cómo puedes vivir aquí? Si un día te pasa cualquier cosa nadie acudirá a ayudarte. – me decía constantemente.

Me siento muy orgullosa del lugar en el que crecí y allá donde vaya hago gala de mis orígenes. Supongo que soy como la mariposa de la que habla Benedetti, que nunca olvida que antes fue gusano.

Para nosotros no existía nada más fuera de los límites del barrio y de hecho cuando por necesidad teníamos que ir al centro de la ciudad, decíamos que íbamos a Barcelona. Como si la Barceloneta no fuera parte de ella, como si fuéramos una entidad propia, independiente.

Me relacioné en mi niñez con todo tipo de personas. Gracias a ello, obtuve un aprendizaje impagable sobre la vida, sobre las malas y las buenas decisiones, sobre las oportunidades que no hay que dejar escapar y sobre algunos peligros que es mejor mantener alejados. En los 80, males como la droga formaron parte indirecta de mi entorno porque me tocó ver cómo muchos jóvenes del barrio mayores que yo truncaron su vida irremisiblemente.

Mi madre es una gran lectora pero no pudo estudiar. A los 12 años dejó la escuela y se puso a trabajar en un taller de cestería, donde los sabañones en las manos eran sus fieles compañeros a causa del frío y de tener que remojarlas continuamente para poder moldear el esparto. Más tarde, por su educación y su maravilloso carácter, optó a un trabajo de dependienta en unos grandes almacenes. Muy joven conoció a mi padre, un carismático estibador gaditano, y se enamoró perdidamente de él. De hecho, sigue perdidamente enamorada… Fue él quien la obligó a dejar su trabajo y la convirtió en una “esclava del hogar, del marido y de los hijos”, como muchas mujeres de aquella época, nacidas poco después de acabar la Guerra Civil que nos llevó a una larga dictadura.

No dejaba de repetirnos que estudiáramos, que ella no pudo hacerlo y que hubiera sido su gran ilusión.

Por todo ello, a pesar de mis inseguridades, sí hubo algo que tuve claro. Iba a ir a la Universidad. De toda mi extensa familia fui la primera en hacerlo.

Y cuando conociera a mi pareja no iba a consentir que me dominara bajo ningún concepto. Siempre le repito a mi madre cuánto tengo que agradecerle porque con sus ánimos, con su experiencia, su dedicación, soy hoy quien soy.

Resultado de imagen para my inner child

Esa niña, morena de ojos verdes, callada y retraída, está guardada hoy en lo más profundo de mi ser. Me la comí pero sigo digiriéndola porque es una parte intrínseca de mí, tal vez la más importante.




About the author

Ana Mera

Nací en Barcelona, más concretamente en el barrio de la Barceloneta, pero por trabajo me he convertido en nómada. Estudié publicidad. Soy madre de 3 hijos, mi mejor experiencia vital. Me encanta escribir sobre lo que ocurre a mi alrededor. A mis cuarenta y muchos me considero una persona vital y sociable, con muchas ganas de que la vida me permita envejecer junto a los que quiero!!