¿Tú también eres lector? Entra a nuestra red social de lectores »

Mamá, no me gusta leer

Un adolescente de mente despierta e inquieta, con una gran capacidad de análisis para las matemáticas y las ciencias tecnológicas. Desde pequeño su gran pasión fueron las cifras, los edificios, cuánto más altos mejor, y los mapas.

Sólo necesita dos segundos para entender un problema matemático. Sin embargo, es incapaz de estar leyendo más de media hora. Le cuesta seguir el hilo, la trama de las historias. Las asignaturas que requieren de lectura y estudio concienzudo le aburren.

Su hermana es una devoradora de libros y odia las matemáticas. Tiene una sensibilidad increíble para escribir, para la música, y por su timidez, disfruta de todas esas actividades que le permiten introspección.

Ambos están deseando dejar atrás aquello que no les interesa y empezar a poner todo su empeño en lo que les apasiona y a lo que, de mayores, se quieren dedicar.

Les decimos a los adolescentes que es importante leer, conocer nuestra historia, la música, la literatura. Un  arquitecto deberá ser conocedor de un amplio lenguaje técnico pero también deberá reunirse con clientes u otros colegas, de forma que también se valorará en él que sea un buen conversador. Es importante para cualquier profesión aprender a sociabilizar y empatizar. Muchos son ya los que reivindican más educación emocional en nuestras escuelas.

Sin embargo, no a todos los estudiantes les gusta leer. Hoy en día, con internet, tienen acceso a mucha información y, sin darse cuenta, leen. Pero leen artículos de aquello que les interesa, noticias sobre temas de actualidad, revisan la historia o la música. Y, por qué no decirlo, consideran que tienen el mundo en sus manos a un solo click.

Nuestro sistema educativo se está quedando obsoleto ante esto. Les damos a los niños fechas inconexas, datos… De cada escritor, por ejemplo, deben aprenderse su biografía. Creo que sería mucho más fácil para ellos entender esa biografía y contextualizarla que  aprenderla de memoria. Tal vez si les decimos que Machado, al nacer en tierras de Castilla, supo plasmar en su obra sus paisajes, captarían la esencia del mensaje. O que Picasso vivió la Guerra Civil y por eso pintó una de sus grandes obras maestras, el Guernica, del cual conmemoramos este año su 80 aniversario. Si entrelazáramos las asignaturas, si les diéramos un sentido y un objetivo, si supiéramos darles el nivel adecuado para que todos los alumnos se emocionaran con ellas y captáramos su atención, el abandono y fracaso escolar sería inferior.

Como dice una certera ilustración, un elefante no será capaz de escalar un árbol, tampoco un pez. Y es así como nuestros políticos diseñan la educación. A su medida, utilizándola para sus propios fines e ideologías y tratando a todos los alumnos bajo el mismo patrón.

La educación deberían dejarla a los educadores, profesores, pedagogos, padres e incluso a los alumnos. El debate es largo y extenso. Son muchas las sensibilidades y muchos los perfiles. Pero el sistema educativo debe estar por encima de cualquier gobierno y no cambiarlo cada vez que hay nuevas elecciones.

¿Por qué esperar al bachillerato para dejarles elegir, para que hagan lo que de verdad les gusta? Por otro lado, las notas, las calificaciones, sólo sirven para despertar en los niños el espíritu competitivo (tienes que ser el mejor) y dejar atrás a alumnos muy brillantes a los que no hemos sabido motivar adecuadamente.

En cuanto a la lectura, muchos de ellos la relacionan con tener un libro entre las manos y normalmente, un libro que el profesor ha escogido para toda la clase sin tener en cuenta la elección que haría cada uno. Y de ese libro tendrán su correspondiente examen. Así es complicado que a aquellos que dicen “no me gusta leer” los convenzamos de lo contrario. Los libros son ventanas al mundo, a muchos mundos, sólo hay que encontrar cuál es la ventana a la que ellos desean asomarse y dejar que se asomen…




About the author

Ana Mera

Nací en Barcelona, más concretamente en el barrio de la Barceloneta, pero por trabajo me he convertido en nómada. Estudié publicidad. Soy madre de 3 hijos, mi mejor experiencia vital. Me encanta escribir sobre lo que ocurre a mi alrededor. A mis cuarenta y muchos me considero una persona vital y sociable, con muchas ganas de que la vida me permita envejecer junto a los que quiero!!