• Home  / 
  • Felicidad
  •  /  ¿ Que hace a los pensamientos negativos tan dificiles de detener ?

¿Tú también eres lector? Entra a nuestra red social de lectores »

¿ Que hace a los pensamientos negativos tan dificiles de detener ?

%image_alt%

¿Alguna vez te has sorprendido dándole vueltas a pensamientos negativos y dolorosos y descubriste que simplemente no se irán? ¿O has estado en compañía de personas que se quejan como si fuera deporte?  que, a pesar de tus mejores esfuerzos, simplemente continúan con su historia auto-derrotista día a día ?

No creo que ninguno de nosotros elija deliberadamente hacerse menos a uno mismo. Después de todo, estamos programados a querer ser la mejor versión de nosotros mismos. Pero sorprendentemente, nuestro cerebro también está conectado para activar su sistema de recompensa cuando sentimos emociones negativas, como vergüenza, culpa y preocupación.

En otro momento de la historia, esta respuesta ciertamente nos puede haber ayudado a salir de nuestras cuevas y cazar comida, o cambiar nuestras costumbres para que no nos expulsen de nuestra tribu condenado a una muerte segura. Pero hoy, cuando los motivos para el miedo se encuentran en su mayoría solo en nuestra propia mente, este atributo evolutivo puede estar causando más daño que bien.

La buena noticia es que no tenemos que seguir siendo víctimas de nuestra programación evolutiva. Tenemos la capacidad de anularlo cuando sea necesario, y aquí te damos herramientas para lograrlo.

 

%image_alt%

Nombra la Emoción

Las emociones surgen en una parte del cerebro que es no verbal y transmite sus mensajes a través de sensaciones corporales. Esta forma de comunicación puede no ser muy efectiva en nosotros, ya que estamos tan acostumbrados a procesar todo con los centros de lenguaje de nuestro cerebro. Simplemente darle un nombre a la emoción (pensar: “miedo” o “vergüenza”) lo mueve de los sistemas emocionalmente cargados del cerebro a las áreas más racionales, donde podemos dar sentido a lo que está pasando. Pregúntate si es ansiedad, preocupación, tristeza, o  frustración lo que estás  sintiendo. Verbalizar una emoción ayuda al cerebro a sentirse en control de ella, en lugar de estar a merced de su deseo de actuar.

 

%image_alt%

Identifica el Pensamiento

Con cada emoción viene un comentario mental de lo que está pasando. Este comentario nos ayuda a dar sentido al mundo que nos rodea mientras reconstruimos la razón de nuestra reacción en función de lo que sabemos del mundo. Curiosamente, aunque el significado que damos a una situación sea doloroso, si este corrobora nuestros marcos mentales sentimos una sensación agridulce. “Ella se negó a venir porque yo no le gusto” no es un pensamiento alegre, pero para una mente que se cree incapaz de ser amada y tiene miedo al rechazo, provoca la liberación de la hormona del placer dopamina.

%image_alt%

Juega a los opuestos

Aquí es donde tenemos que ser sabios protectores de nuestro espacio mental. En lugar de dejar a nuestro comentarista interno lucirse, tenemos que rechazar lo que ofrece  con lo contrario de lo que argumenta. Cuando la voz interna dice: “Ella no me ama”, decimos: “Ella me ama mucho”. Cuando dice: “Odio mi trabajo”, decimos: “Mi trabajo tiene potencial de crecimiento”. Simplemente estamos jugando el juego de los opuestos, así que no tiene sentido el fijarse en las respuestas reiterativas de la voz interna.

 

 %image_alt%

Ponte de detective

¡Ahora comienza la diversión! Armado con este pensamiento opuesto, busca instancias cuando ha sido verdad. Es muy probable que encuentres al menos un ejemplo, por pequeño que sea. Y cuando lo hagas, construye sobre ello. Deja que te caliente, que te excite, que crezca en tu mente. ¿Con quién estabas, qué dijeron, cómo te sentiste, qué hiciste? Cuanto más tiempo piensa en ello, más se hunde en su memoria a largo plazo y sutilmente cambia los marcos mentales que le quitan alegría al mundo.

 

Decide tu próximo movimiento

Ahora que tienes una visión más realista de la situación, ¿qué va a hacer al respecto? ¿Seguirás sentandote a enfurruñarte en situaciones que has estado llevando fuera de proporción? ¿O te decidirás a  levantarte y tomar las acciones necesarias para seguir adelante?,  ¿Llamarás a un amigo?,  O ¿harás una lluvia de ideas sobre cómo puedes aprovechar las oportunidades en el trabajo? Recuerde que la toma de decisiones hace que te sientas bajo control, y eso es exactamente lo que el cerebro necesita cuando está revolviendo los mismos viejos pensamientos una y otra vez.

 

Fuente Homaira Kabir

 

Si te interesa ser mas feliz, te recomendamos:

 




About the author

Demian