• Home  / 
  • Autores
  •  /  Lo vívido vivido: la poesía de la calle

Lo vívido vivido: la poesía de la calle

Sharif - Lo vívido vivido

 

Lo vívido vivido

Si hay algo que para este hombre sería un detalle, es que sus ángeles no empeñaran sus alas porque sus versos suenan a calle.

Mohamed Sharif Fernández Méndez es el nombre del rapero, del poeta, del escritor, quien ha dejado salir a la luz un poemario que lleva el nombre de “Lo vívido vivido”.

Ha sido en Zaragoza, España, donde ha crecido y dado forma a sus versos, después de su paso por grupos de rap como Fuck tha posse y Tr3s monos y haber lanzado algunos discos como solista, se ha dado a la tarea de dejar en libertad algunas palabras en esta colección de 25 poemas y 8 misceláneas.

Siendo su primer libro pero no sus primeras letras, Sharif nos muestra una forma distinta de ver la vida a través de las letras; una forma tal vez, es cierto, un tanto cruda, pero real, con la frialdad intrínseca de la misma, con la injusticia que la caracteriza y a la vez con esa sencillez con la que deberíamos vivirla antes de que ella nos viva a nosotros, una forma de verla que se ha ido forjando con los años y los desengaños.

Lo vívido vivido nos muestra una poesía desgarradora, que va desde lo más profundo del alma hasta dejarla desnuda y tiritando de realidades, fría como las calles, tan brutalmente honesta que, podría pecar de ello, una poesía que transmite la sensación de que la tinta con la que está escrita ha salido directamente de la Aorta del autor; llenos de metáforas, los versos del libro exhortan a la reflexión y al análisis sin dejar pasar de noche la métrica de los mismos.

Lo vívido vivido

Este libro es un escaparate de historias de amor contadas por una voz aguardientosa pero con mirada de niño, es un homenaje a ese sencillo sentimiento que desde hace siglos ha hecho caer a los hombres, incluso imperios, he ahí está Troya. Exhibe el sentimiento del amor como la mano tersa de la amada y el afilado y frío acero del verdugo que no hace más que eso, su trabajo. En él se cuestiona y se asume la fortaleza y debilidad del hombre (respectivamente y viceversa) cuando ya no es él quien manda sobre sí mismo, cuando ese exceso de dopamina llena la cabeza, cuando se embriaga de amor y espera la resaca de su contrario.

Hay historias donde la calle es escenario, los telones están disfrazados de avenidas y los protagonistas no llevan máscaras y son más actores por obligación que vocación; hay confesiones, retratos hechos con palabras, cirugías a sueño abierto en una esquina como plancha. La manera en la que está escrito no pierde la esencia del rap y la cultura underground, incluyendo algunas frases de canciones, pero tampoco raya en un estilo burdo y/o vulgar donde que abunda la exaltación del ego, no, es un estilo en el cual se percibe sinceridad, dolor, humildad, felicidad, fortaleza y esperanza, un tipo de reflejo de la personalidad de este juglar de Zaragoza.

Estamos frente a un libro que no ha sido hecho trivialmente, tiene una estructura definida, incluso pequeñas misceláneas¹ que asemejan diminutos postres entre comidas. En ciertos poemas se puede notar la escuela de poetas latinoamericanos, tales como Jorge Luis Borges y Mario Benedetti, no solo al citarlos si no en el estilo en que están escritos, como una nostalgia explícita, aires de esperanza aun cuando todo va a oscuras demostrando que no todo está tan jodido como parece y un disfrute, un amor por la lírica, así mismo la influencia de Joaquín Sabina resalta en algunas líneas, pues como el autor lo dice –todas mis frases son robadas-.

Lo vívido vivido

Este poemario es homenaje a la lírica, a la rima, a la escritura hacia la cual se denota un amor enorme, culpando el desembocar en ella, muchas de las veces, a una mujer como musa, a la luna o a la simpleza de vivir. En estas páginas podemos encontrar poemas llenos de puñetazos al aire y quejas, quejas hacia Cronos y esa impaciencia por querer asfixiarnos con su segundero año con año, a “lo malo de crecer”, a la pérdida de la inocencia a base de golpes; sin embargo, estas líneas no carecen de una parte delicada, de erotismo y seducción, al contrario, pues se entremezclan la escritura con las pasiones e instinto humano, dejando claro que lo bueno de la caricia no es ella en sí, si no su continuación.

Más allá de los adjetivos, sustantivos y verbos está el lenguaje silencioso y exacto de nuestros cuerpos.

Letra por letra, frase por frase te va haciendo ecuacionar los principios y finales de estas pequeñas historias y preguntarte si es el sentimiento del autor o el tuyo el que está escrito, si es mera imaginación que se le dio forma en una noche de inspiración o alguien lo está viviendo, hace que te cuestiones una y otra vez, pregunta tras pregunta emulando la mayéutica de Sócrates. En este pequeño poemario se dictan, a ritmo de sístole y diástole, las cosas que nos inquietan y sobre las cuales buscamos, e incluso exigimos respuesta: el amor, el desamor, el tiempo, el destino, nosotros.

Inspiración, sutil embrujo: hasta en mis más graves miserias eres invitada de lujo.




Toma control de tu vida
Deja de trabajar esas 80 horas. Conoce a tu familia y amigos de nuevo. Recupera ese tiempo libre.
Consigue nuestro bestseller aquí



About the author

Josimar Aldape

Soy espontaneo, atrevido y curioso. Siempre quiero saber el porqué de las cosas. Me aburre hacer lo mismo y lo mismo, lo repetitivo, creo que lo que de verdad importa es hacer lo que te gusta si te hace feliz.